Alicia Cámara: “El choque de culturas siempre enriquece el arte”

Comienza la tercera semana de los Cursos de Verano de la UNED en el Centro Asociado de Ávila.

La tercera semana de los Cursos de Verano de la UNED, en su XXIX edición, ha comenzado con ‘Ciudades mediterráneas del Renacimiento: espejos de magnificencia’, un curso que trata de aproximar a cómo se transformaron las grandes ciudades del Mediterráneo en el periodo del Renacimiento, acercándose a grandes capitales católicas de la época como Valencia, Palermo, Nápoles o Venecia, y a su choque con la cultura oriental representada por Estambul.

 

Según ha explicado la directora del curso y catedrática de  Historia del Arte de la UNED, Alicia Cámara, en aquella época “se hicieron grandes reformas urbanas, nuevos puertos, fortificaciones, nuevos palacios y nuevos trazados urbanos rectilíneos para permitir la comunicación por las ciudades”. Es decir, ha puntualizado, “se trata de saber más sobre esas ciudades que hemos heredado y por las que hoy caminamos”.

 

En ese sentido, ha destacado la profesora, “nos hemos centrado en alguna de las grandes ciudades de la época, como son Valencia, Palermo, Nápoles o Venecia, ciudades siempre marítimas, porque el mar es el gran protagonista en este tipo de reformas urbanas y en este Mediterráneo de Felipe II.

 

Además, ha destacado Cámara, “abordamos también temas como el de la magnificencia, cualidad de los poderosos que intervienen en las ciudades, el poder político interviniendo con grandes desembolsos económicos para transformar estas ciudades por el bien público y por la imagen del poder”.

 

Mediterráneo en guerra

 

Pero el curso no ha querido centrarse sólo en el lado cristiano, sino que además ha hecho referencia, según ha explicado, "al “enemigo” del Mediterráneo, refiriéndonos en este caso a la ciudad de Estambul, porque no nos centramos sólo en el Mediterráneo católico, sino que es un Mediterráneo en guerra, lo que da lugar también a hablar de las ciudades baluarte, las ciudades que se fortifican frente a los turcos. Unas guerras que son fundamentalmente contra los turcos, pero también contra los corsarios de Argel y del norte de África, un Mediterráneo en el que existe ese tipo de peligros y, por todo esto, las ciudades tienen un protagonismo muy especial”.

 

Por todo ello, ha destacado Cámara, “el choque de culturas enriquece al arte siempre, porque es un mundo lleno de renegados, de cautivos, de espías,es decir, que no es monolítico de ninguna manera, son fronteras permeables, fronteras en las que hay ese préstamo, esa “contaminación”, digamos, entre unas culturas y otras y, por eso, es interesante ver lo que es desde el punto de vista del Mediterráneo católico y lo que es la Sublime Puerta, Estambul, con lo que se acaba el curso”.

 

También ha hecho referencia a la ciudad de Valencia, como uno de los ejemplos de estas ciudades de la época, como punto destacado dentro del territorio que hoy conforma nuestro país, porque “es el gran puerto, además de que fue capital de un virreinato, el Reino de Valencia, como pasa igualmente con Nápoles y Palermo, capitales de los reinos de Nápoles y Sicilia, respectivamente. Hablamos aquí de las grandes capitales de los virreinatos de la monarquía hispánica. Hay otras ciudades importantes en la época y que miran al mar, pero la relación que tiene Valencia con todo ese mundo mediterráneo es más fuerte”.

 

Finalmente, Cámara también ha señalado que “hemos hecho un viaje por las llamadas ciudades de papel, ciudades en las que se hicieron grabados y atlas que se publicaron y con las que cualquier persona de aquella época puede conocer estas grandes ciudades a las que nunca viajarían, algo muy interesante desde el punto de vista de lo que son las transformaciones urbanas y lo que es el pensamiento sobre la ciudad en el Renacimiento, cómo se piensa la ciudad, cómo se interviene en ella, cómo se reflexiona sobre ella”.

 

El objetivo, ha concluido, era “conocer más de lo que son nuestras memorias de los espacios urbanos, espacios que se crearon durante esta época tan fastuosa y con tanta magnificencia”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: