Alejandro Sanz, una noche de sorpresas en el Wanda, incluido su hijo

Alejandro Sanz en el Wanda

Con los nervios a flor de piel, el concierto empezó una vez que todo el público se encontraba en el Wanda Metropolitano con la canción Hoy que no estás para dar la bienvenida al público.

El 15 de junio de 2019 pasará a la historia como uno de los conciertos más especiales de Alejandro Sanz. El cantante se reencontró anoche con Madrid en el marco de #LaGira para ofrecer a sus fans uno de sus conciertos más especiales y cargado de sorpresas, en el que el madrileño dio un paso más allá en lo que al concepto de show se refiere para volver a conquistar la capital.

 

Con los nervios a flor de piel, el concierto empezó una vez que todo el público se encontraba en el Wanda Metropolitano con la canción Hoy que no estás para dar la bienvenida al público. Pronto empezaron a llegar las sorpresas. La primera llegaba de la mano de Pablo Alborán, desatando entre los dos artistas la locura al ritmo de No tengo nada, uniendo el talento de dos de los artistas más deseados de nuestro país sobre el mismo escenario.

 

Y sobre el mismo escenario llegaría acto después el impresionante talento de la bailaora Sara Baras, que conseguía llenar ella sola el escenario con sus pasos de baile y fuerza mientras sonaba mientras Alejandro sonaba El alma al aire. Y cuando el público estaba viviendo un auténtico frenesí, se sumaba a la fiesta Dani Martín, para cantar a dúo Lo que fui es lo que soy.

 

 A la vez miles de personales alzaban un folio en el que podía leerse: "Alejandro Te queremos", consiguiendo así emocionar al cantautor, que aseguraba: "Que me perdonen los seres humanos, porque hoy las mejores personas del mundo están aquí". Con la emoción a flor de piel, las sorpresas seguían sucediéndose en lo que se convirtió en una auténtica celebración de música y buen rollo y uno de los momentos más emocionantes llegaba cuando Alejandro anunciaba: "Quiero que le deis mucho cariño a la siguiente persona, le pedí que viniera y ha hecho muchos kilómetros para estar hoy aquí. Ella es el futuro de la música, un fuerte aplauso para Camila Cabello". Juntos consiguieron emocionar al Wanda entero cantando el ya éxito, Mi persona favorita.

 

La última invitada de la noche era Paty Cantú, con la que Sanz cantó su mítico tema Amiga mía. Pero a pesar de todos estos invitados de lujos y sorpresa, con las que Alejandro Sanz consiguió incluso iluminar todo el estadio con globos de luz, se tenía el mejor secreto guardado. El público no daba crédito cuando al sonar Dame tu corazón, Alejandro reconocía que el música que tocaba el trombón era ni más ni menos que su hijo Alexander, al que definía como un "buen músico" a pesar de su timidez y querer continuar en un segundo plano. Un momento de lo más emocionante que demostraba la complicidad del cantante con su público al confiar su gran secreto.