Alarma por casos de extorsión telefónica relacionados con falsos secuestros exprés

Los falsos secuestradores realizaban llamadas telefónicas haciendo creer al perjudicado que tenían retenido a un familiar cercano no siendo esto cierto.

La Guardia Civil de Huelva investiga varios delitos de extorsión que consisten en la simulación mediante llamadas telefónicas de secuestros exprés falsos en la localidad de Zalamea la Real (Huelva).

 

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, al parecer, los falsos secuestradores realizaban llamadas telefónicas haciendo creer al perjudicado que tenían retenido a un familiar cercano no siendo esto cierto.

 

En algunos de los casos, se hacían pasar por los propios familiares pidiendo auxilio y el falso secuestrador pedía que pagara una cantidad de dinero a cambio de la supuesta liberación. Las llamadas al parecer provienen de números pertenecientes a países extranjeros, iniciando los dígitos por '0056'.

 

Desde la Guardia Civil han indicado que en el caso de recibir llamadas telefónicas amenazadoras o extorsivas, en cualquiera de sus variantes, se deben adoptar una serie de normas básicas de actuación que permitan, por un lado, minimizar el impacto del delito sobre la víctima, y por otro, aportar a la Guardia Civil una información objetiva y lo más completa posible que permita la posterior identificación, detención y enjuiciamiento del delincuente.

 

La Guardia Civil ha precisado cinco normas básicas de actuación que deberían ser tenidas en cuenta por todo aquel que sufriera o creyera estar siendo víctima de este tipo de delitos. La primera de ellas es mantener en todo momento la calma y la serenidad, puesto que esto significa "control de la situación por nuestra parte".

 

La segunda de las recomendaciones es escuchar y dejar hablar al interlocutor, y en su caso, no dudar en cortar la comunicación. Resumir objetivamente toda la información y si es por escrito mejor, -hacer una especie de diario con la fecha y hora de la llamada, contenido detallado, y previsiones o citas futuras si las hubiere-.

 

Si fuera factible, el Instituto Armado aboga por grabar la conversación. Si no es así, intentar prestar atención a todo lo que nos dicen incluso tomando notas manuscritas.