Al Óbila le vuelve a sobrar medio partido

Encuentro entre Ávila Auténtica y Culleredo de este sábado. (Foto: Edgar Palomo)

El Óbila Club de Basquet aplasta por 88-64 al KFC Culleredo en otro partido solventado por los locales en la primera mitad

El Óbila Club de Basquet volvió a la senda de la victoria en el CUM Carlos Sastre cosechando la cuarta victoria de la temporada tras imponerse de nuevo en casa con autoridad al KFC Culleredo, y donde una vez más, y ya van unas cuantas, volvió a sobresalir la figura de Jaume Lobo que se fue hasta los 35 puntos. El escolta catalán guió una vez más a los verderones al triunfo con otro derroche de talento y descaro en aro contrario, donde aportó 20 puntos en tiros de dos, aunque algo más fallón desde el exterior con 2 triples de 11 intentos, para un 21 de valoración total.

 

Un equipo que se está acostumbrando a resolver los partidos en la primera mitad, saliendo con ritmo e intensidad desde el primer segundo a través de un juego coral hasta acabar por desquiciar al rival. Tras un primer cuarto muy igualado de 19-18 en el primer cuarto, donde los coruñeses aguantaron los arreones iniciales de los de José Antonio Sánchez, mediante rápidas transiciones a canasta con el acierto en la pintura de Añón y Cabanas y el gran acierto exterior del alero francés Dochel.

 

El Óbila fue subiendo el pistón desde la fortaleza de su defensa y la inspiración desde el acierto exterior de Lobo, Stefan y Castro. Eso sumió a Culleredo en un mar de dudas en ataque donde la muñeca se encogió en los metros finales, una circunstancia que aprovechó Ávila Auténtica para prácticamente sentenciar el choque al descanso, con el que se llegó con un marcador de 50-32.

 

Tras el descanso, los de José Antonio Sánchez no se relajaron y siguieron controlando prácticamente todas las fases del partido. La impotencia de los hombres clave de Culleredo, Cabanas, Dochel y Álvaro Añón ante sus tiros precipitados a canasta fue respondida por los locales a base de jugadas rápidas y de poca posesión para engordar el electrónico. El acierto reboteador de Diagne, y la lucha incansable de Hampl bajo el aro, un martillo pilón en cada acción con la defensa gallega convirtieron el partido en otro trámite.

 

Eso sirvió para que el míster madrileño diera entrada en la cancha a jugadores muy prometedores, pero de corta edad como Guillermo Chía, que aportó 2 puntos, Íñigo Mayorga o Iván Rodriguez para el 88-64 final. Con esta victoria los abulenses se colocan segundos en la clasificación de la Conferencia A B a la espera de los demás resultados en el grupo con 4 victorias y dos empates.