Adolfo Suárez, símbolo de reconciliación y consenso

La UNED rindió homenaje a la figura del abulense Adolfo Suárez con una mesa redonda en la que participaron Felipe González, Marcelino Oreja y José María Martín Oviedo, moderados por Juan José Laborda, en un acto que se enmarca dentro del XXV Aniversario de los Cursos de Verano, con gran tradición y presencia en nuestra provincia.

El Palacio de los Serrano acogió una mesa redonda enmarcada dentro del XXV Aniversario de los Cursos de Verano de la UNED bajo el título de ‘Homenaje a Adolfo Suárez. Lecciones para el futuro’, en el que se rindió tributo al ex presidente del Gobierno nacido en Cebreros, de manos de cuatro políticos que vivieron con él muy de cerca uno de los capítulos más importantes de la historia de España, la Transición: Felipe González, Marcelino Oreja y José María Martín Oviedo, moderados por Juan José Laborda.

 

El que fuera presidente del Gobierno entre los años 1982 y 1996, el socialista Felipe González, se refirió a Suárez como “un gran comunicador en corto, del tú a tú”, precisamente “lo que necesitaba España en aquellos momentos de transición política, y que dio lugar a una de sus frases más conocidas, aquella de “la gente me quiere, pero no me vota”, recordó.

 

González destacó del abulense dos cosas, “el coraje político difícilmente comparable en aquellos momentos que vivíamos y aún hoy” y su “inagotable voluntad de diálogo”, dos valores que para ex presidente son fundamentales para la situación de crisis que se vive hoy en España para “recomponer los descosidos y la fractura social que ha creado la crisis” y por la “crisis territorial”, porque “no puede ser que ahora el consenso y el diálogo sea más difícil que lo que era entonces”, recalcó.

 

Además, González, haciendo referencia a la Constitución Española, también destacó que “debemos difundir el espíritu reformista” en “un país que no es reformista, acostumbrado a no cambiar nada hasta que se agota y que luego quiere cambiarlo todo por completo”.

 

Por su parte, Marcelino Oreja, ex ministro de Asuntos Exteriores durante el gobierno de Suárez, destacó del político cebrereño dos de sus frases más conocidas “si se quiere, se puede” y “el futuro no está escrito”. De la segunda, dijo que “fue su mayor enseñanza en su vida política” y ensalzó su figura por ser capaz de “acabar con el país de los pronunciamientos para convertirlo en el país de los acuerdos, la reconciliación y el consenso”. Por ello, y haciendo ya referencia a la situación actual que vivimos, quiso poner de actualidad esas dos máximas de Suárez, de quién también destacó que “tenía una gran fe en el futuro”, para “salir adelante” y decir al mundo otra frase que también quiso destacar el ex ministro en la que el abulense advertía que “España los asombrará”.  

 

José María Martín Oviedo, ex secretario general del Consejo de Estado, habló de su experiencia con Suárez en los primeros meses como presidente y destacó una frase que hoy se puede leer en la lápida del abulense, “La concordia fue posible”. Para Martín Oviedo, el ex presidente del Gobierno “consiguió sacar adelante todas sus reformas sin vulnerar las formas” y comparó la situación actual con la de entonces diciendo que, en aquellos años, “los problemas eran mayores y consiguió superarlos”, por lo que hizo un llamamiento al consenso y al diálogo para superar la crisis actual en todos sus sentidos y “conseguir una regeneración democrática semejante a la que consiguió Suárez”.

 

Finalmente, Juan José Laborda, ex presidente del Senado y moderador del acto, destacó la “importante” situación que estamos viviendo con “la abdicación de Juan Carlos I y la coronación de Felipe VI”, los que otorgaba “un nuevo sentido a este coloquio”  y destacó a Suárez porque “simboliza el encuentro entre dos ideologías que nunca habían logrado entenderse” y finalizó diciendo que “aquel acuerdo salió triunfante a pesar de las diferencias y esa deber ser la base para el futuro”.

 

El acto fue presentado por el rector de la UNED, Alejandro Tiana, y por el presidente de la Diputación de Ávila, Agustín González, que destacó en su intervención que “todos los españoles tenemos una deuda con Suárez”, porque “fue un hombre de Estado que llevó a España a la concordia”.