Adiós chupetes

Los niños de 3 años han posado su chupete en un árbol simbolizando la despedida de este elemento que les ha acompañado durante sus primeros meses de vida. 

Este año el proyecto anual sobre el que han realizado las actividades y juegos han sido las emociones, por eso "la despedida del chupete ocupa un lugar especial en el proyecto", ha destacado la ludotecaria María Cruz Gutiérrez.

 

Para Gutiérrez, despedir un objeto tan apreciado como es el chupete "requiere un proceso de superación de obstáculos que tienen mucho que ver con la salud emocional". 

 

Acompañados de juegos han propuesto a los padres la utilización de diferentes recursos para preparar la despedida definitiva diurna, dependiendo de la madurez de cada niño: cuentos donde los personajes pasan por situaciones parecidas a las suyas, muñecos de peluche que les ayudan a relajarse, poster de progresos y un árbol de los chupetes en el parque de la Viña donde lo han dejado colgado.

 

El árbol les ayuda a "entender el mundo, a hacerse mayor, a abandonar un hábito", ha reconocido Mª Cruz Gutiérrez, lo que le permitirá poder visitar su chupete y comprobar que no se ha ido.