Adiós al peaje en la AP-1: los tramos de autopista que serán gratis en los próximos años

Peaje de Castañares de la AP-1.

El tramo de 84 kilómetros Burgos-Armión de la AP-1 deja de cobrar peaje desde este día 30 de noviembre. Media docena de tramos, afectados hasta 2021 por la supresión del pago.

Este día 30 de noviembre circular entre Burgos y Armiñón empieza a ser gratis. Es el primer tramo de autopista de España que deja de cobrar peajes tras la decisión del Gobierno de eliminar progresivamente algunos tramos de pago. Fomento confirmó el pasado día 8 de noviembre que este viernes este tramo de la AP-1 dejaría de ser de pago al terminar el período de gestión por parte de una empresa privada. Así que a partir de este día 1 de diciembre este peaje levanta la barrera.

 

Esta autopista será así la primera de todas las carreteras de alta capacidad construidas en España en régimen de concesión que revierta al Estado y suprima su peaje. El tramo de 84 kilómetros entre Armiñón y el peaje de Catañares cuesta 12,25 euros. Hace años que entidades sociales de Burgos solicitan este cambio para trasladar tráfico de la peligrosa N-1 hacia el trazado más moderno. Para ello, exigen liberalizar la autopista de peaje AP-1 y evitar así el elevado número de accidentes que concentra el tramo de la nacional que discurre por la provincia de Burgos. 

 

Pero es que además Fomento ha ratificado su disposición a no prorrogar los tres contratos de concesión de autopistas que vencen en la presente Legislatura. Además de la AP-1, también concluyen los del tramo de la AP-7 entre Tarragona, Valencia y Alicante, y el de la AP-4 Sevilla-Cádiz, ambas del grupo Aberits y que, en ambos casos, vencen en diciembre de 2019. Suman 468 kilómetros de pago.

 

Otras tres autopistas de peaje, como la AP-7 (en el tramo Zaragoza-Mediterráneo), la AP-2 (entre Tarragona-La Jonquera) y la AP-7 (entre Montmeló y el Papiol), culminan sus contratos en 2021 y, si el Gobierno mantiene su postura, dejarán de ser de pago y pasarán a gestión estatal.

 

La supresión del peaje de las autopistas tendría un coste de unos 450 millones de euros anuales para las 'arcas públicas' sólo en el caso de la media docena de vías que terminan su plazo de concesión entre este año y 2021, importe que se eleva hasta los 1.000 millones si se contempla toda la red de pago de 2.550 kilómetros del país, según calcula la patronal de constructoras y concesionarias Seopan.

 

En cuanto a los 111 actuales trabajadores de la vía, el Ministerio "intentará que la mayor parte de ellos sigan trabajando en ella en el nuevo contrato de conservación". El ministro de Fomenta enmarca también su intención de no prorrogar estos contratos en su objetivo de promover en el Congreso un debate sobre el modelo de sostenibilidad futura de la red de carreteras con el fin de consensuar un sistema "coherente".

Noticias relacionadas