Acefa reivindica "precios justos" para los alimentos sin gluten

La Asociación de Celiacos y Familiares de Ávila ha llevado a cabo este sábado un programa de actividades que, bajo el título '¿Intolerancias? Cero' se ha desarrollado en la Plaza de Santa Teresa de la capital abulense.

Este sábado 27 de mayo se celebrado en toda España el Día Nacional del Celíaco y la Asociación de Celiacos y Familiares de Ávila ha llevado a cabo un programa de actividades que, bajo el título '¿Intolerancias? Cero' se desarrollarán en la Plaza de Santa Teresa de la capital abulense.

 

La presidenta de Acefa ha reinvidicado "precios justos" para los alimentos sin gluten de primera necesidad. Además, durante este acto han querido visibilizar una enfermedad aún desconocida para la gran mayoría de la sociedad y ha hecho un llamamiento a la hostelería para que apuesten por productos sin gluten y tengan un mayor cuidado con la contaminación cruzada, ya que el riesgo para los celíacos puede ser grave. 

 

El programa ha arrancarado con una Búsqueda del Tesoro para mayores de 10 años, ha continuado con un Taller de elaboración de trufas, la lectura de un manifiesto y ha terminado con una masterclass de zumba.

 

MANIFIESTO

 

Hoy 27 de mayo, se celebra en España el Día del Celiaco, y aunque con cierto carácter reivindicativo, los celiacos de Ávila, queremos sobre todo que sea una fiesta.

 

Actualmente, son muchas las personas que, sin padecer la enfermedad, han decidido modificar su dieta y suprimir el gluten de la misma, pensando que se trata de una dieta más sana o de una dieta de adelgazamiento. Ambas creencias son erróneas, y los celiacos queremos hacer hincapié en que la dieta exenta de gluten para nosotros constituye nuestra medicina, el único tratamiento  para nuestro problema de salud.

 

Utilizar la dieta sin gluten como un producto de marketing perjudica la imagen del celiaco, ya que cuando no se conoce el alcance de la enfermedad, se puede pensar que nuestra exigencia a la hora de comer fuera de casa, en cuanto a normas de higiene y seguridad alimentaria, no es más que un capricho o una moda pasajera y sin repercusión alguna para nuestra salud, cuando la realidad es que si un celiaco toma gluten, aunque sea en pequeñas cantidades, sufrirá graves consecuencias, aunque no se observe una reacción negativa inmediata.

 

Por otro lado, los celiacos debemos hacer frente a una gran desigualdad en cuanto a los precios de los productos de primera necesidad, que son específicos para nuestra dieta. El kilo de harina sin gluten puede oscilar entre tres y cinco euros, mientras que el kilo de harina de trigo, ronda los cincuenta céntimos.

 

Encontramos grandes dificultades para comer fuera de casa, porque en general los establecimientos de comida y bebida no tienen la formación adecuada y suficiente para atender nuestras necesidades, que dicho sea de paso, no son para nada difíciles de observar. Sólo se necesitan ganas de hacerlo bien.

 

No somos caprichosos ni raros,  no seguimos una moda, sólo queremos cuidar nuestra salud y participar de la vida social como cualquiera.

 

Poco a poco se va creando conciencia colectiva y la enfermedad se va conociendo.

 

Cada vez son más los establecimientos que se brindan a atendernos como un cliente más, y no como el “rarito que no come pan”. Muchas marcas se han dado cuenta de que hay un número importante de celiacos y que la dieta sin gluten es cada vez más demandada por nuestro colectivo.

 

Como ciudadanos de pleno derecho, pedimos que se nos escuche y hoy queremos poner en valor que los celiacos sólo reivindicamos un precio justo para nuestros alimentos que son el único tratamiento que hay para nuestra enfermedad, eso y la paciencia...

 

 

Noticias relacionadas