¿A qué juegan los políticos?
Cyl dots mini

¿A qué juegan los políticos?

Luis Tudanca, líder del PSOE de Castilla y León.

España cumplirá este fin de semana un triste aniversario. Un año de pandemia, de estado de alarma, con un obligado confinamiento domiciliario que se extendió tres meses y unas restricciones de severo efecto en la economía. Un año de sufrimiento sanitario, de muertes,  saturación en los hospitales y unos profesionales de la Sanidad al límite.

 

En medio de este caos, España necesita una clase política responsable que esté a la altura de las necesidades que demanda la ciudadanía. Unos políticos eficaces que también precisan ayuda para sortear la burocracia de la que muchas veces se sienten atrapados por un sistema administrativo absolutamente desesperante entre plazos y trámites.

 

Dicho esto, el lícito juego político no puede atrapar a las personas como rehenes. En este duro aniversario, las energías políticas deberían centrarse en acelerar el proceso de vacunación, en buscar soluciones para aquellos sectores más azotados por esta crisis, en abrir más y más líneas de ayuda para empresas y autónomos, en agilizar los pagos a los afectados por los ERTES o en intensificar su gestión para recuperar verdaderamente esa normalidad robada hace un año. Pero nuestros políticos no están en eso. Ese permanente tablero de ajedrez ha movido fichas que, en cadena, desatan toda una tormenta política que empieza en Murcia, pasa por Madrid y llega hasta Castilla y León.

 

Seguramente el PSOE regional piensa que acumula motivos suficientes para presentar una moción de censura e intentar derrocar al gobierno formado por PP y Ciudadanos. Su victoria legítima en las urnas no fue suficiente para gobernar y ahora buscan una vía a priori inviable para intentar pescar en el lío revuelto de la política nacional. La prioridad está en las necesidades urgentes que demanda la gente, pero al grupo de Luis Tudanca le urgía más esa cita con Iván Redondo prevista para este jueves con la intención de preparar su estrategia en la Comunidad. Hay rumores para todos los gustos, pero también políticos empeñados en jugar a otra cosa que no sea pensar en lo verdaderamente prioritario.