¿Tienes lo que hay que tener para ser un verdadero gurú conferenciante?
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

¿Tienes lo que hay que tener para ser un verdadero gurú conferenciante?

Conferenciante detail

El blog de Raúl García en Tribuna.

Ser gurú conferenciante no es algo sencillo. Así que si estás pensando encaminar tu vida profesional por ese tortuoso camino, quizá sea pertinente que estés absolutamente seguro de que tienes los mimbres necesarios para hacerlo con éxito. En este artículo encontrarás cuáles son los principales requisitos que debes cumplir para ser un gurú conferenciante de éxito mundial. Además, he añadido al final un ejercicio práctico que espero te atrevas a realizar. Si después de leer este artículo te das cuenta de que no estás hecho para ser un gurú de verdad, no te preocupes, seguro que podrás dedicarte a otras muchas cosas mucho más provechosas para ti y para la humanidad.

 

He de reconocer que los gurús conferenciante siempre me han producido una gran admiración. Les admiro por muchas cosas, pero sobre todo porque son capaces de plantarse delante un grupo de personas solo para decir obviedades.  Así que tienes que tener en cuenta que el primer requisito que debes cumplir para ser un verdadero gurú conferenciante es tener la jeta tan dura como el cemento armado. Encandilar a las audiencias diciendo perogrulladas solo está al alcance de personas sin ningún tipo de vergüenza.

 

También hay que tener algunas habilidades de actor. Porque un buen gurú cuando da con la gallina de los huevos de oro (ese discurso emocional plagado de anécdotas graciosas y frases elocuentes pero vacío de contenido), debe repetirlo en diferentes lugares y con diferentes personas (o con las mismas, la verdad es que da igual), ya que tiene que tratar de sacarle todo el beneficio posible. Pero aunque el gurú conferenciante repita el mismo chiste o la misma frase motivacional cientos de veces, siempre debe hacerlo con la intensidad y la originalidad de la primera vez. Y para lograrlo, hay que valer, no todo el mundo domina el lenguaje no verbal y la entonación al hablar. Pero si te encanta repetirte y escucharte decir lo mismo cientos de veces, tienes muchos puntos para ser un gran gurú conferenciante.

 

Otra capacidad que debes desarrollar es la de enlazar frases grandilocuentes una detrás de otra hasta armar un discurso de una hora y media, más o menos. Que no te dé el bajón ahora, como comenté en el anterior párrafo, si logras construirlo tendrás material para dar conferencias al menos  durante un año entero. Después lo puedes dejar en barbecho un par de años y volver el tercer año con exactamente el mismo discurso. No te preocupes de que las personas puedan recordar que es una conferencia ya utilizada... ¡si en realidad no estás diciendo nada interesante! ¡Es imposible que recuerden algo! (Eso sí, borra de internet los videos que te hayan grabado).

 

Por último, te propongo una prueba final para determinar si realmente tienes lo que hay que tener para ser un gurú conferenciante. Esta prueba que he diseñado parece sencilla, pero si te atreves a realizarla verás que en el fondo entraña mucha dificultad. Ahí va.

 

INSTRUCCIONES:

 

Eres un gurú deportivo. En concreto, un gurú deportivo de fútbol. Estás en una gran sala repleta de entrenadores de fútbol que han pagado dinero (mucho dinero) para escucharte. Imagina que estás en la tarima de una gran sala de un gran palacio de congresos y te vas a dirigir a ellos. Una vez estés en situación, lee el siguiente texto en voz alta como si estuvieras diciendo algo realmente importante y que todo el mundo allí presente ignora. Vamos, que les estás desvelando los mayores secretos del fútbol. 

 

Hay personas que piensan que ganar al fútbol es complicado. Pues no lo es. (Pausa dramática). Lo único que tienes que hacer es meter más goles que el equipo contrario. Quizá durante el partido hayas controlado el juego, hayas tenido la posesión del balón durante más tiempo o hayas tenido más ocasiones, pero si al final del partido el otro equipo ha metido más goles que tú, has perdido el partido. (Otra pausa dramática). Todo lo que hagas en el terreno de juego debe tener el único objetivo de meter más goles que el equipo contrario. Ten en cuenta que no cuentan los tiros que pegan en el poste ni los que dan en el larguero. Únicamente cuentan los disparos que acaban en las redes. Cuando encajes un gol, trata de meter dos. (Enseña dos dedos de la mano). En el caso de que te metan dos goles, no te desanimes... con meter tres tendrás el partido ganado. (Enseña tres dedos de la mano). Es una operación sencilla: suma uno a los goles que te meta el contrario. Ese es el número de goles que tendrás que meter tú para lograr ganar el partido. Solo uno más que el contrario. (Pausa dramática) Sólo - uno - más.

 

EVALUACIÓN:

Ahora contesta a estas tres preguntas con un sí o un no:

  1. ¿Has sentido vergüenza mientras leías el texto?
  2. ¿Has tenido que parar la lectura en algún momento porque no has podido reprimir una carcajada al leer tantas estupideces juntas?
  3. ¿Mientras leías el texto te estabas dando cuenta de que simplemente estabas diciendo qué es lo que había que conseguir pero en ningún momento has dicho el cómo y, por lo tanto, no has ayudado absolutamente nada a las personas que te estaban escuchando?

 

Si has contestado afirmativamente al menos a una de las preguntas, no tienes lo que hay que tener para ser un gurú conferenciante de fama mundial. Busca una profesión mucho más provechosa. Será fácil.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: