Por mucho que lo repitan, las competencias soft no son lo más importante
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Por mucho que lo repitan, las competencias soft no son lo más importante

Lider detail

Soy un fan absoluto de la serie House. Lo primero que hice cuando me di de alta en Amazon Prime, hace ya tiempo, fue ver los ciento setenta y siete episodios de la serie. Obviamente no los vi de una única sentada, pero tampoco tardé los ocho años que estuvieron las ocho temporadas en antena. Supongo que a estas alturas todo el mundo sabe a qué serie me estoy refiriendo, pero por si hay alguien que no conoce la mejor serie de todos los tiempos, diré que trata de un médico especialista en diagnósticos de enfermedades raras, que se muestra irreverente, sarcástico, mal educado y déspota con su equipo, con los pacientes y hasta con los propietarios del hospital donde trabaja. Es decir, el claro ejemplo de cómo no debería ser un líder, ni siquiera un jefe (que ya es decir). Pero a decir verdad, si yo tuviera una enfermedad de difícil diagnóstico, me gustaría que me viese el doctor House. Bueno, probablemente él no me vería porque casi nunca veía a sus pacientes, pero me pondría en sus manos sin dudarlo.

 

Estamos viviendo desde hace unos años un auténtico boom de las competencias soft (también llamadas competencias o habilidades personales) que ha llevado a muchos a afirmar que son las más importantes. Las competencias soft son aquellas que no son propias de la profesión pero necesarias. Entre ellas yo destacaría la comunicación interpersonal, la creatividad, el aprendizaje rápido, la automotivación, la productividad personal y todas aquellas que conlleva la gestión de equipos.

 

¿De verdad podemos aceptar que son más importantes para un profesional las competencias personales que las competencias técnicas? ¿En serio? Pensemos por un momento en el tipo de competencias que preferimos en un entrenador personal, en un piloto de carreras, en un periodista, en un soldador, en un limpiador de ventanas, en un informático, en un técnico de calidad, en un director de cine, en un electricista, en un diseñador web, en un meteorólogo, en un pescadero... Si pudiésemos elegir las competencias de las personas que fueran a construir nuestra casa ¿cuáles elegiríamos? Sí, claro, elegiríamos de los dos tipos. Pero si tuviéramos que elegir sólo un tipo ¿preferiríamos que tuvieran competencias soft antes que competencias técnicas, o competencias técnicas antes que competencias soft?

 

Lamentablemente este es un ejemplo más de que muchas veces vemos la realidad como nos gustaría que fuera en vez de cómo es realmente. Sin embargo, la verdad es que preferimos que los profesionales sepan de su trabajo por encima de todo lo demás. Sí, es verdad que entre dos profesionales con grandes competencias técnicas preferimos el que además tenga grandes competencias personales. Pero eso no significa que sean las más importantes, sino que son importantes y ya está. Y no son las más importantes porque las que ponemos por encima de todas las demás son las competencias técnicas.

 

El mundo sería muy diferente si las competencias soft fueran realmente más importantes que las técnicas. Por ejemplo, la persona seleccionada para un puesto sería la que tuviera mejores habilidades personales, no la que tuviera más conocimientos y experiencia técnica. Así a un cocinero se le seleccionaría por su adaptabilidad, no por su destreza al cocinar. O a un jardinero por su capacidad de trabajo en equipo, pero no por su experiencia en jardines. O a un escritor por su creatividad, pero no por su habilidad para escribir. O a un político por su capacidad para hablar en público, no por sus conocimientos en... (vale, este es un mal ejemplo).

 

Que las competencias personales son importantes nadie lo niega, pero no son las más importantes. Así que si eres un profesional ocúpate por desarrollar tus competencias técnicas. Esas son las centrales y necesarias para ser un profesional. Ahora bien, si quieres ser un excelente profesional ocúpate también de desarrollar tus competencias personales, porque son muy importantes.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: