Esos pequeños errores que todos cometemos en redes sociales
Cyl dots mini

Esos pequeños errores que todos cometemos en redes sociales

Blog%20auxi%20rueda detail

Hay quien sigue pensando erróneamente que para tener presencia on line tan sólo basta con el simple hecho de abrirse cuentas en todas las redes sociales posibles. Sin más. Están equivocados. Si lo que quieres es conseguir una buena y efectiva marca digital (o, al menos, salir bastante airoso en el empeño), es conveniente tener en cuenta ciertos fallos muy comunes que debemos evitar a toda costa. Estos son los más habituales:

 

  • EN TWITTER

Somos personas, no máquinas. Por eso, es desaconsejable programar un mensaje directo para que lo reciba el usuario que te acaba de añadir a su Twitter. ¡Qué error, qué frío todo! Mejor hacerlo de forma manual y personalizada. ¿Y qué tal si cambiamos el mensaje privado por una más efectiva mención en el timeline? Y ten en cuenta que a veces es mejor optar por el silencio que por la automatización: si tienes tanto éxito que no puedes con el aluvión de nuevos seguidores (bravo por ti), mejor dar la callada por respuesta que perder toda credibilidad tras un mensaje más propio de un robot que de una persona.

 

Otro error muy común es seguir a todo usuario por el mero hecho de que te quieres que te sigan. Esta práctica se acerca más a la mendicidad encubierta que a una estrategia exitosa.

 

Y cuidado con poner etiquetas de seguidores en todas tus fotos. Selecciona bien a quién citas. Si se relacionan con ellas o su contenido, bien. Si lo haces por buscar notoriedad o un RT, vas por mal camino. Cansarás seguro.

 

  • EN FACEBOOK

Odio que me etiqueten en fotos con las que no tengo nada que ver. Es el mismo fallo que en Twitter, con la molestia añadida de que terminan haciendo sonar las notificaciones cada vez que interactúa uno de los etiquetados. Solución (al menos, la que he encontrado por el momento): poner uno de los filtros de Facebook para revisar cada vez que alguien te etiquete o quiera publicar en tu biografía.

 

También somos muy dados a enviar mensajes para que otros contactos se hagan fans de otras páginas de Facebook, independientemente de cuál sea la temática. Lo único que consigues con esto es que pierdas la credibilidad. Si la temática está relacionada con ese contacto al que la recomiendas, perfecto. Pero que te lleguen invitaciones de páginas como el grupo de apoyo a la conservación de la cucaracha autóctona…. Yo antes aceptaba todas las de conocidos, porque confieso que me daba apuro ignorarles. Ahora me he vuelto más selectiva y no acepto cualquier invitación. ¿Borde? No, simplemente coherente.

 

Pero si algo se lleva la palma en la sala de los horrores de Facebook son los mensajes cadena. Muros de contactos llenos de cadenas de las que te llega mala suerte si no las sigues, de fotos de niños enfermos que necesitan las donaciones que reciben por tus “me gusta” (¿alguien se lo cree?), de San Pancracios … Seamos serios, que Facebook es para gente que ya tenemos una edad …

 

Y, por favor, ¡no más invitaciones al Apalabrados, Candy Crush o similares! Ni muestres tus progresos en el muro. Únicamente sirve para hacer ruido visual, porque ¿realmente crees que a tus contactos les interesa que hayas llegado al nivel 450?

 

  • EN GOOGLE + (¿ALGUIEN USA GOOGLE +?)

Una vez más, sé selectivo. No compartas compulsivamente y en todos los círculos cualquier tipo de contenido, independientemente del tema tratado. Los círculos están para segmentar a los públicos. Y lo que quieres es trabajar las redes sociales como un profesional, deberías enviar tus contenidos a los círculos que sabes que van a estar interesados.

 

  • EN TODAS LAS REDES SOCIALES EN GENERAL

¡Jamás compres seguidores! Qué falso queda todo. Mejor tener pocos seguidores verdaderamente reales que muchos comprados. Es como si ofrecieras dinero en el patio de un colegio para que otros niños jugaran contigo en el recreo. Jugarán, pero ¿realmente disfrutarán contigo porque quieren, o porque les pagas? Aunque muchos siguen creyendo que la cantidad de seguidores es muy importante, lo que realmente cuenta es la calidad de los mismos, la interacción con ellos y su interés por nuestro contenido. Si tus seguidores están interesados en lo que tú ofreces tendrás muchas más posibilidades de crear engagement y confianza, por lo que tus followers seguirán aumentando de forma natural.

 

Por último, ¡échale horas! Los hay que creen que el tiempo que se dedica a las redes sociales es tiempo perdido, o que esa persona se está escaqueando en horario laboral. ¡Ni mucho menos! La persona que se dedica a trabajar en las redes sociales necesita precisamente todo el tiempo del mundo: estrategias, campañas, calendarios editoriales, … No es sólo escribir por escribir, publicar por publicar: todo obedece a una estrategia calculada, pensada y programada.

Comentarios

Roberto Serna 05/07/2018 09:34 #1
Buen artículo Auxi! Muy curiosa la compra de seguidores y "me gustas". Un escaparatismo de cara a la galería que no consigue el propósito real. Un buen artículo, un saludo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: