Entregando tu poder

Entregando%20tu%20poder detail

Podemos citar miles de razones por las cuales las personas que nos rodean, aun llenos de un talento rebosante de ideas y acciones innovadoras, se llevan a la tumba los resultados sobresalientes que nunca le mostraron al mundo. Pero solo una basta para movernos a todos y hacerlo en este mismo instante, y es que solo tenemos una vida para mostrarle a ese mundo de lo que somos capaces.

La motivación nace de cada individuo y es responsabilidad única de dicho individuo empezar a brillar. Nuestro talento, aquello que nos hace destacar, es como cualquier fruto. Si se cuida y se riega lo veremos madurar y desprender su aroma único. Imaginemos ahora todos nuestros talentos como un conjunto de frutos que cuidados al detalle han alcanzado una madurez óptima. El resultado puede ser embriagador. Si queremos modelar los talentos de las personas a las que queremos ver brillar nuestra mejor baza no es ofrecerles nuestro ejemplo, ni nuestros conocimientos, debemos motivarles a que abonen, rieguen y mimen su talento.

 

Muchas personas pasan casi toda su vida sin desarrollar su poder interior por falta de creencia. No es que no crean en sí mismos, es que no alcanzan a visualizar el poder de resultado que pueden obtener si deciden ponerse en marcha. Como consecuencia, desarrollan una situación permanente de conformidad con lo que tienen hasta moldear sus pensamientos y su diálogo interior al nivel de mediocridad que se han acostumbrado a experimentar. A este supuesto, cualquiera de nosotros puede convertirse en mediocre en cuanto decida inutilizar sus armas de crecimiento y adopte un estado de autocomplacencia con su nivel actual de vida. No importa tener una cuenta bancaria llena de millones o apenas unas monedas en el bolsillo, si no cambiamos de forma contínua para mejorar, para progresar, habremos perdido el sentido de nuestras vidas.

 

Casi de forma inmediata pensamos que aquellas personas que han alcanzado un buen nivel económico y que gozan de una vida social y familiar rica y acomodada no necesitan ir en busca de nada más. No podemos estar más equivocados. No importa cual sea nuestra condición en ningún ámbito, ya sea que tiremos montones de comida o no tengamos nada que llevar a la mesa, podamos darnos un baño de agua caliente o demos a nuestros hermanos o a nuestros hijos el poco agua del que disponemos, nuestra necesidad de prosperar y hacerlo de forma constante no entiende de raza, sexo o condición social. Y el impacto emocional es tan significativo que si no es contenido y revertido a tiempo puede acabar de forma literal con la vida emocional y física de cualquiera de nosotros. Escuchemos tan pronto nos sea posible la pertinente llamada a la acción que todos poseemos y hagámoslo a través de la expresión máxima de todos nuestros deseos, necesidades, anhelos. Es la llamada de la autorrealización personal el nivel máximo al que puede aspirar cualquier persona. Y la diferencia es clara: mientras existen personas que albergan creencias útiles que los permiten triunfar, estando plenamente convencidos de su capacidad para hacerlo y motivando a los demás para seguir su mismo camino, existen otras que permanecen enfocadas en su propia limitación y aislamiento. Olvidan que si el crecimiento personal no viene acompañado de un crecimiento colectivo, es como nunca haber crecido.

 

Esto es cierto: si no aprendemos cómo liberar el potencial de los demás, el nuestro propio se verá limitado.

 

John C. Maxwell observa:

- Algunos tienen un sueño, pero carecen de equipo. Su sueño es imposible.

- Algunos tienen un sueño, pero tienen un equipo malo. Su sueño es una pesadilla.

- Algunos tienen un sueño y están edificando su equipo. Su sueño tiene potencial.

- Algunos tienen un sueño y un equipo magnífico. Su sueño es inevitable.

 

Cuando creamos en los demás el afán de superación, estos potencian nuestros resultados, y al crealo en nosotros mismos, potenciamos los de los demás. Por eso es tan importante hacer de nuestro poder de motivación externa una herramienta de uso instantáneo, porque al hacerlo, todo aquel que nos rodea formará parte del equipo virtual que hemos creado. Ellos dejan de ser conocidos, amigos o familiares, ahora conforman un equipo de personas enfocadas en el pleno rendimiento.

 

"La vida no es estática. Los únicos que no cambian de propósito y de ideas son los inquilinos de los manicomios y los del cementerio". Everett Dirksen

 

Es pura satisfacción si nuestro propósito es acceder al poder común que todos poseemos y lo desarrollamos. Así como también lo es si interpelamos a los deseos de los demás para que estos se vean cumplidos. Recuerda que si entregamos a los demás la capacidad de desarrollar sus talentos y lo hacemos a través de nuestro poder de motivación, las posibilidades resultantes pueden ser enormemente potenciales. No esperemos más para construir el equipo que nos lleve hasta la cima.

Comentarios

Roberto Serna 04/01/2019 16:05 #5
Y hacerlo con el máximo de energía posible Jose Antonio.
José Antonio García de la Concepción 01/01/2019 12:02 #4
Buena reflexión para iniciar el año.
Roberto Serna 18/12/2018 21:41 #3
Ana! Jajaja. Estoy completamente seguro de que no lo eres en absoluto. Muchas gracias por leerme como siempre. Un placer.
Ana 17/12/2018 13:13 #2
Mmmmm!!!!! Creo que soy un poco mediocre....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: