Lasombradelcipres original

La Sombra del Ciprés

Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés
Blog en Tribuna de Ávila de la Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés

¿Qué misión tiene el artista? Si es que alguna posee…

Carlos%20alameda detail

Si viajamos a Zagreb, capital de Croacia, encontraremos una escultura del escritor Anton Gustav Matos sentado en un banco, cerca de la torre de Lotrscak, considerada uno de los lugares más románticos de la ciudad. La escultura dibuja en su cara una media sonrisa de un artista solitario que fue desterrado y posteriormente perdonado por su país. Acabó muy solo, en una institución caritativa mientras luchaba contra una larga enfermedad. Matos buscó crear belleza pero se encontró con un país sumido en la guerra y en la destrucción lo que le hizo perseguir también ideales sociales con su arte. Sentado a su lado me preguntaba… ¿Qué misión tenemos como escritores? Si es que tenemos alguna.

 

Me vino a la mente otra imagen. La que representaba en la serie sobre la vida de Picasso al poeta francés Guillaume Apollinaire en sus últimos días de vida, postrado en la cama, susurrando al pintor malagueño que la misión del artista consistía en cuestionar el orden establecido. Ese del que también formamos parte nos pese o no.

 

Siempre he defendido el ideal de que en el arte todo vale. Por lo que también me parece válido, y sirva como advertencia, que haya artistas que no busquen nada, que no se planteen su creación ni como una misión social, ni artística, ni nada parecido. Este mundo de la comunicación multiplataforma, en red, instantánea e internacional, parece no ofrecer un gran hueco a la literatura o al arte como mecanismo con finalidad. O sí, o quizás es el gran agujero negro en el que todo se mezcla pero que va afectando a unos individuos y a otros hasta nuestra inevitable disolución, disolución que construye y pone las bases del futuro que verán otras generaciones. 

 

Junto a la estatua de Gustav Matos en Zagreb. Foto: Teresa Fernández

 

 

Las calles de Zagreb están salpicadas de arte. El romanticismo y la reivindicación se mezclan en cada esquina, hasta en las bocas de agua. En la foto que encabeza este artículo dos hombres con sus monos de trabajo, martillo en mano, se disponen a destruir una maceta de flores. Llevan los ojos vendados. ¿Destruimos sin ser conscientes? ¿Nuestro afán de hacer nos lleva a deshacer? ¿Tenemos la belleza enfrente, pero estamos ciegos, no la vemos, y pasamos por encima? Da para infinitas interpretaciones.

 

He oído a muchos expertos asegurar que esa riqueza significadora es la que define la obra artística, trasciende las palabras y los materiales, no transmite simplemente un mensaje que contiene cierta información, es algo que provoca sentimientos, que encierra una historia, que juega con la realidad y la ficción. Al fin y al cabo, está viva, habitada por nuestras interpretaciones, por las emociones humanas…

 

¿Tiene que aspirar a esta riqueza la obra literaria? No me atrevo a responder. Entretener, divertir, emocionar, suspirar… son verbos que suelen utilizar los escritores cuando se refieren a lo que quieren provocar en el lector. Están transmitiendo un mensaje, es un acto de comunicación en el que existe lo queramos o no, un objetivo, porque es positivo en sí mismo, la negatividad es la nada, la no palabra, la no comunicación es la oscuridad.

 

El discurso literario es, según Díez Borque, un producto social que posee una doble dirección: la sociedad influye en el autor y el autor en la sociedad. La intención del autor define la obra de arte como tal, se nos dice en la disciplina de teoría de la literatura. El artista trata de superar los límites impuestos por el lenguaje, por el lienzo, por la piedra… ¿Cómo no enamorarse de esta profesión creativa? Incluso, el poeta chileno Vicente Huidobro defendía que el poeta tiene que aspirar a crear naturaleza, no sólo a imitarla, sino a crearla. ¡Qué magna tarea!

 

Leía también una entrevista con Antonio Colinas. El poeta aseguraba que el artista no podía «ignorar los tiempos tensos, catastróficos, críticos, que nos ha tocado vivir», pero que se planteaba su misión como «simplemente escribir buena poesía». Fórmula que encierra muchas otras intenciones. Colinas también decía que la literatura era «una fuerza generadora que nace de un bloque de preguntas». Afirmaba, por ejemplo, que el poeta debía «hoy más que nunca» hacerse grandes preguntas, en concreto «las grandes preguntas».

 

Y creo que una de ellas, muy legítima, es preguntarnos y reflexionar sobre si tenemos alguna misión. ¿Qué queremos crear? ¿Qué queremos decir con nuestro universo de ficción? ¿Qué interpretaciones puede hacer el lector? ¿Qué temas no podemos dejar escapar? ¿Queremos crear belleza? ¿Aspiramos al placer estético del autor y del lector?...

 

En fin, todos podemos sentarnos junto a Gustav Matos en ese banco de Zagreb y poner frases y palabras entre signos de interrogación. Duro ejercicio en la sociedad del impacto audiovisual, del consumo breve, de la aspiración a probar de todo sin saborear nada, de los escasos caracteres y de la lectura rápida.

 

 

 POR CARLOS ALAMEDA

Comentarios

José Antonio García de la Concepción 24/09/2018 17:23 #2
Me quedo con esto: “poeta chileno Vicente Huidobro defendía que el poeta tiene que aspirar a crear naturaleza, no sólo a imitarla, sino a crearla.” Sí, hay que crear no imitar.👏👏👏
@JFCalderero 24/09/2018 14:33 #1
Muy interesante cuestión y muy bien planteada. Pero... creo que, como ocurre con todas las grandes preguntas, no hay una respuesta rotunda, clara , directa, cerrada. ¿Será porque el Arte, la Ciencia, la Vida son insondables misterios a cuya comprensión, "posesión", tendemos insaciablemente pero que se revelan como "huidizos" y parece que se "alejan" cuando más cerca de ellos crees estar? Un artista, auténtico artista, necesita "hacer" su arte aunque no acabe, no podrá nunca me parece a mí, descubrir cual es "su" misión. Una persona creativa (¡Toma redundancia!) no puede dejar de crear, independientemente de razonamientos y otras "interferencias". ABRAZO.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: