Cyl dots mini

La Sombra del Ciprés

Blog en Tribuna de Ávila de la Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés

La película es mejor que el libro

Blog detail

Escasean los guiones originales, veo más películas que libros leo, aunque solo sea por una cuestión de tiempo o de esfuerzo, así que he aprendido a convivir con lo que para algunos puristas es terrible: llegar a la novela una vez que he disfrutado con el filme.

 

Para mí, esta forma de consumir un producto cultural en orden inverso a como se crearon, me facilita conectar con la historia en papel. No sé si le ocurrirá a usted también, pero en unas pocas líneas, sin necesidad de profusas descripciones, ya sé cómo son físicamente los personajes; es decir, cuando cojo ‘El padrino’ no tengo dudas de que Vito Corleone de joven era como Robert de Niro y de mayor como Marlon Brando, aunque me chirríe ese bigotillo muy italiano pero poco mafioso.

 

Quizás por eso me encandilara la que para mí es la mejor novela de espionaje moderno, ‘Red de mentiras’. Fue abrir el libro y ya tenía por mi mente rondando a Leonardo DiCaprio y Russell Crowe. Con semejante casting poco podía ir mal. Así que buena parte del mérito se lo atribuyo al cine.

 

Sin embargo, en estos dos casos que he mencionado, sucede que en el primero prefiero la película y en el segundo me quedo con la novela. Tampoco soy de esos que se empeñan en que los libros son mejores que los largometrajes y lo argumentan aludiendo a la cantidad de detalles que una pantalla no puede abarcar. ¡Paparruchas! Son lenguajes diferentes y como tal hay que tratar a cada obra. La historia que narra Mario Puzo es fabulosa, pero la adaptación de Coppola es magnífica, mejora el final original y solo reduce la importancia del sosias de Frank Sinatra (Johnny Fontane) y, además, crea un personaje único con la interpretación del gran Marlon Brando.

 

Estoy pensando en otro tipo de personas que he conocido. Las que dicen que como ya han visto la película no quieren leer el libro. Craso error, porque ¿no merece ‘Tarántula’, de Thierry Jonquet, una buena lectura a pesar de que Almodóvar se inspirara en ese texto para su incursión en el cine negro con ‘La piel que habito’? Hace bien poco me hice con ‘Celda 211’, la de Pérez Gandul, y, con un ritmo bien cinematográfico -no creo que Daniel Monzón tuviera grandes problemas para adaptarla al séptimo arte-, fue una lectura frenética que me hizo pensar en ver la película otra vez.

 

¿Y qué si la adaptación desmerece al libro o no se parece en nada? A James Ellroy le importa un bledo, porque eso le supone pingües beneficios. Así que él nunca habla mal de las películas basadas en sus obras, y eso que hay de todo: desde la fabulosa ‘L.A. Confidential’ (la película hace comprensible lo que por escrito cuesta Dios y ayuda seguir), hasta la discretita ‘La dalia negra’ (y ya es mala leche, porque para mí es su mejor novela).

 

Luego hay escritores con suerte y otros con gafe. Mire si no a Dennis Lehane, cuyas novelas negras han interesado a directores de la talla de Clint Eastwood (‘Mystic River’), Ben Affleck (‘Desapareció una noche’ y ‘Vivir de noche’), Martin Scorsese (‘Shutter Island’) o Michaël Roskam (‘La entrega’), todas ellas películas muy notables cuando no sobresalientes, y, por el contrario, Arturo Pérez-Reverte, que encadena adaptaciones que sobre el papel apuntan maneras, con cineastas como Roman Polanski, Agustín Díaz-Yanes o Enrique Urbizu, y se quedan en meras intenciones. Aún recuerdo cómo defraudó en España (no en Hispanoamérica) el culebrón de ‘La reina del sur’. 


En este punto, cada uno puede enumerar todos esos libros que ha visto en la gran pantalla y sopesar cuál le gustó más, pero lo único que me gustaría dejar claro en este artículo es una sola cosa: literatura y cine son artes diferentes, con lenguajes y posibilidades distintas, y como tales hay que tratarlas.

 

Ramón Lozano

Comentarios

XenarOvinOdarrut 29/02/2020 10:32 #2
Interesante. Comparto en gran parte tu escrito Ramón Lozano. La “realidad” en el cine es, a veces, un tanto exagerada pero no es menos cierto que facilita la lectura (aunque es inevitable establecer paralelismos dado que lector y espectador no son lo mismo) y eso queda muy claro en el final del artículo. Director y escritor no siempre caminan paralelos. Tal vez por eso echo de menos al escritor de guiones y sobra un poco de adaptación. Pero esto también proporciona mucha controversia.
Lorena Rodríguez Herrero 24/02/2020 09:01 #1
Estupendo artículo Ramón. Efectivamente no hay una regla al respecto, siempre dependerá de la pluma y el objetivo.... Feliz día...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: