Condúceme
Cyl dots mini

La Sombra del Ciprés

Blog en Tribuna de Ávila de la Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés

Condúceme

Blog detail

Creo que fue Santa Teresa de Jesús la que dijo “Lee y conducirás, no leas y serás conducido”. La verdad es que estoy y no estoy de acuerdo con lo que dijo la mujer más famosa de Ávila. Estoy de acuerdo porque si nos cultivamos, informamos, educamos, etc. tenemos más posibilidades de encauzar, adecuadamente, las decisiones que tomamos en la vida para que el resultado de la misma no sea un vaivén, sin control por nuestra parte. También es cierto que cuanto más sepamos, más difícil será que nos engañen. Pero no estoy de acuerdo con la Santa porque cuando lees, en muchas ocasiones, serás conducido a lugares insospechados, vivirás aventuras que no te podrías llegar a imaginar. Podrás ser un guerrero del siglo XI o en un rey del siglo XV. Realizarás viajes interestelares en busca de nuevas civilizaciones. Cuando te quieras dar cuenta te habrás convertido en un pirata cojo, con pata de palo y parche en el ojo (vaya, eso era una canción de Joaquín Sabina). Vivir la guerra civil, la primera guerra mundial o cualquier otra si son los tiros lo que te gusta. Besar como nunca has besado y sentir el cuerpo de otra persona pegado al tuyo como en tus mejores sueños. Odiar, sí, odiar con todas tus fuerzas, a ese ser que es capaz de disfrutar con el dolor ajeno y que te pone los pelos de punta. Pasar miedo mientras unos seres extraños invaden los cuerpos de los humanos y de esta manera robarles la fuerza vital necesaria para salvar un lejano mundo. Divertirte con las peripecias de unos jóvenes que apenas están descubriendo lo que es la vida y tropiezan con todo tipo de situaciones. Ser el policía que soluciona el asesinato, o el policía corrupto que al final es descubierto y que casi consigue escaparse escondiendo las pruebas que le incriminan. Claro que también puedes ser el delincuente, o el que parece serlo y que al final no lo es. Las posibilidades son infinitas...

 

Puedes ser conducido, en definitiva, a un montón de sitios y situaciones que te harán vivir una increíble aventura. Creo que no hay una manera mejor de viajar que estar sentado en nuestro sillón favorito (o en el que nos dejen sentarnos, claro), o en la cama o donde sea, con un libro delante de nuestros ojos. Es el mejor medio de transporte (físico y temporal) que conozco, y que tiene la ventaja de que la imaginación la pongo yo. Lo prefiero, sin ningún lugar a dudas, a cualquier pantalla, que me lo da todo hecho y no me permite imaginar la historia por mí mismo.

 

Así que, como comencé diciendo, estoy y no estoy de acuerdo con la frase de nuestra querida Santa Teresa. Lee, lee mucho y no serás conducido sin control por el vaivén de la vida y serás conducido a vivir maravillosas (o no tan maravillosas) historias.

 

Por cierto, mientras lees, se te olvidan las preocupaciones y eres más feliz...

 

Carlos del Solo

Comentarios

Ariadne 14/01/2020 08:10 #5
Precioso artículo Carlos. Estoy absolutamente de acuerdo contigo y diré que es toda una aventura dejarse conducir por la lectura, aunque, a veces también puede resultar cruel, nunca olvido cuando Bukowski me hizo vomitar tras una escena horrible ... Gracias por tus palabras
Antonio (Toño García) 14/01/2020 08:10 #4
Leer siempre enriquece, te supone llenar tu cerebro de palabras que en un futuro cercano o más lejano te van a servir para mostrarte con un conocimiento superior. Estoy de acuerdo que te supone abstraerse de muchas preocupaciones diarias, porque te metes de lleno en los personajes, en las historias que el autor/autora te invita a conocer. Enhorabuena por el artículo.
Alejandro Pérez 13/01/2020 21:47 #3
Leer es mucho más que las ocho acepciones que muestra el DRAE. Leer es para muchos (al menos para mí) un placer imprescindible. No solo por la marca que pone en nuestra agenda diaria, en nuestro hábito, también por cubrir la necesidad de transportarnos a universos donde la soledad no existe. La lectura nos proporciona la materia prima para aprender, para divertirnos y para fortalecer nuestra capacidad de interpretar, pensar, analizar y sentir. La lectura es eso y mucho, muchísimo más. Gracias, Carlos, por conducirnos hacia caminos de reflexión. Un abrazo.
Moisés 13/01/2020 21:36 #2
Muy bueno, Carlos. Parecida reflexión hacía Cervantes “ El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y y sabe mucho” y se puede llegar a tu misma conclusión. El que lee mucho es factible que sepa mucho, pero hay algunos que “andan” mucho por el mundo sin saber absolutamente nada de lo que ocurre en el que no es el suyo.
Cristóbal M. 13/01/2020 20:23 #1
Aunque a lo que se refería nuestra querida Teresa de Cepeda es que la cultura te da las herramientas para no dejarte engañar, tu giro argumental me encanta, amigo Carlos. No hay nada como soñar, como dejarse llevar por la magia de una historia absorbente, que te hace viajar en el tiempo y en el espacio. Es uno de los encantos de la literatura. Luego, cuando el cúmulo de lecturas te haga más sabio, sabrás guiar a los demás. ¡Vivan las letras! Como decían recientemente en unos premios literarios que se otorgan en nuestra ciudad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: