Daniel blazquez silueta original

En estos días inciertos

Daniel Blázquez
El blog de Daniel Blázquez en Tribuna de Ávila

Ligero de equipaje

El martes se me rompió un móvil donde tenía montones de cosas escritas, canciones, ideas, poemas, relatos, ensayos... muchas cosas que sólo tenía ahí y en ningún lado más, y que han desparecido para siempre como desaparecieron los dinosaurios. 

Y me parece bien, hace unos años me hubiera vuelto un poco loco y me hubiera cabreado bastante, ahora me parece bien.

En algún lugar del cosmos estarán. 

Me lo pase bien escribiendo y haciéndolo en su momento, eso es lo que importa. 

Me ha sorprendido para bien ese desapego que me ha invadido. 

Nada más y nada menos.

 

Curiosamente una de las cosas que tenía escritas en todo eso que se ha perdido era el artículo de este Jueves. 

Se llamaba Dos Pablos y hablaba de Pablo Casado y Pablo Iglesias, uno del PP y otro de Podemos. Y de como ambos habían sido noticia la semana pasada. 

El del PP había sido noticia porque después del misterioso master de su compañera de partido Cristina Cifuentes, llegó el caso de la misteriosa carrera de derecho de Pablo Casado. El diario El Mundo publicó como tras tardar siete años en sacarse media carrera, fue sacarse el acta de diputado y la otra media carrera la aprobó como por arte de magia en cuatro meses. (Al parecer el acta de diputado otorga poderes mentales.)

Aunque algunos profesores confesaron al diario El Mundo que tal vez habían tenido más que ver las presiones recibidas por algunos altos cargos del PP que los poderes mentales.

El caso del otro Pablo, es decir de Pablo Iglesias, era el casoplón de lujo que se ha comprado en una exclusiva zona de Madrid por el precio de 660.000 euros. Curioso que después de tanto criticar eso mismo en los demás políticos y basar gran parte de su discurso en eso, a la minima de cambio y en cuanto ha podido haya hecho el mismo lo que tanto criticaba.

También en el artículo decía algo así como que es triste ver como los hooligans y fanáticos de las formaciones políticas ven la paja el ojo ajeno pero nunca la viga en el propio, y justifican sin rubor todo lo que hagan los suyos, y critican sin piedad todo lo de los demás.

Puedo entender que un partido político tenga seguidores o simpatizantes, ¿pero hooligans y fanáticos que saltan al cuello en cuanto tocan a los suyos? Pues los hay, y unos cuantos, y de todas las tendencias y formaciones políticas.

Pero bueno todo esto de la política es un poco el pan de cada día, y desprende todo en ella un tufo bastante pestilente. 

Y además de todo lo dicho anteriormente tenemos lo de esta misma semana, con la detención ayer de Eduardo Zaplana y con la millonada de euros que al parecer se ha endosado estos años de atrás en comisiones ilegales.

 

Así que prefiero remarcar la parte primera del artículo, y hacer una pequeña oda al desapego. 

Y aunque tras perder toda la información y todo lo que había escrito en mi móvil estos últimos años de primeras te entra un pequeño arranque de "me cago en todo", es maravilloso y muy armonioso ver como en realidad no pasa nada, como todo viene y va, y que conviene andar por la vida "ligero de equipaje" como dijo el poeta.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: