Daniel blazquez silueta original

En estos días inciertos

Daniel Blázquez
El blog de Daniel Blázquez en Tribuna de Ávila

Juicios populares y mediáticos

Justicia y razon detail

Una vez más en el tristemente famoso caso de Diana Quer ha fallado el veredicto del juicio popular y mediático.

Algunos apuntaban a la madre, otros al padre, otros a su hermana, otros a una huida, a una pelea con su madre y su hermana, y a todo tipo de conjeturas. Al final todo tristemente era más simple, se cruzo con un mal nacido en su camino.

 

Me viene a la mente el caso de Rocio Wanninkhof, y como el juicio popular, mediático, y en ese caso hasta el judicial, condenó a Dolores Vázquez a una larga condena por asesinato, y todos la pusieron la etiqueta de fría asesina.

 

Lástima que tuvo que morir otra chica de diecisiete años, Sonia Carabantes, unos años después, para que saliera a la luz la verdad, tras unos análisis de ADN que demostraban que el asesino de Sonia era el mismo que mató a Rocio unos años antes, y que obviamente no podía ser Dolores Vazquez, ya que en esos momentos (cuando ocurrió la muerte de Sonia Carabantes) ella se encontraba en la cárcel pagando por la muerte de Rocio Wanninkhof.

 

Un error jurídico tremendamente grave tras un ambiente de histeria popular jaleado por algunos medios de comunicación, en una investigación y un juicio que estuvieron plagados de irregularidades y fallos, y que al final llevaron a una mujer inocente a la cárcel. Y a todos se les quedo cara de tontos después tras ver como se había vilependiado, y llamado hasta la saciedad y publicamente asesina a una mujer que no cometió ese delito.

 

En el caso de Diana Quer ha estado a punto de morir otra persona para que la verdad haya podido salir a la luz.

 

Porque aquí los verdaderos héroes en el caso de Diana Quer han sido la chica que escapó del psicópata conocido como "El Chicles" cuando éste la quería meter en un maletero, y los dos chavales que corrieron a auxiliarla, y no esos que dieron el otro día una rueda de prensa colgándose demasiadas medallas que no les correspondían.

 

Si el principal sospechoso era el tal Chicles y tan vigilado estaba, ¿qué demonios hacía suelto a su aire permitiéndose meter a una chiquilla en el maletero de su coche el día de Navidad? ¿Qué seguimiento y qué vigilancia es esa? No me cuenten cuentos chinos señores.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: