NATURALEZA MUERTA. LA GRANADA CORONA LA ALMOHADA DE JUANA I
Cyl dots mini
2 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

NATURALEZA MUERTA. LA GRANADA CORONA LA ALMOHADA DE JUANA I

Blog detail

La REINA JUANA se transforma en el símbolo de la Fidelidad indisoluble.

 

La Corona de Juana I, compuesta de ramas y de la fruta de la granada, parte de la corona maternal; desde el tejido entremezclado de las perlas, se perpetúa el trabajo de un orfebre flamenco, se estilan y entrelazan las ramas de las granadas en flor y en fruto.

 

¡Besos en flor para Juana I! ¡Cascada roja para la contemplación de la partitura en sombra! ¡Solumbra roja!

 

La Granada, símbolo de superación convertido en alegoría real, construye el camino desde la Cartuja de Miraflores en Burgos a la Capilla Real de Granada.

 

¡Granadas en oro con piedras preciosas! ¡Granadas ultramundanas germinadas en la Real corona maternal!

 

¡Piedras engarzadas, granadas doradas con diamantes y un rubí de tradición carolingia engastado con las perlas de Isabel I!

 

Los Reyes Católicos entregan a Maximiliano, en clave de ofrenda, el símbolo de la insigne granada, fruta pintada por Durero en el emblemático retrato del emperador; se incorpora la alegoría de la Urbe y de “El Mundo” al Carro alegórico familiar de la Victoria conceptualizada. ¡Poder del cortejo nupcial-familiar tejido entre Juana I y Felipe I, al tiempo, unificado al ramo de Isabel la Católica, ramo de granadas prendido al vestido que irá unido a la rosa Tudor gracias a Catalina de Aragón!

 

¡Los tallos se entrelazan y se entrecruzan para embalsamar el itinerario de Juana I!

 

Ante las granadas con cupidos-puttis del Colegio de san Gregorio de Valladolid, el jardín vertical coincide con el alma de Isabel y Juana, una presentación íntima de conceptos sagrados sublimados en el paraíso floral.

 

La granada y la rama  del granado definen el aposento de Juana I.

 

El ornamento del Templo de Salomón, vinculado a los tiempos cíclicos, a las cuatro estaciones, delimitan el programa iconológico sobre la idea de eternidad, para unificar el ciclo lumínico femenino junto al simbolismo de Afrodita, Hera y Perséfone, ejes del misterioso universo de Juana I.

 

La Fertilidad y la Fidelidad, enmarcadas en la iconografía de la unión indivisible antropológica (síntesis neoplatónica), plasman el ideario cíclico edénico de la amada Juana, reina legítima.

 

En el palacio mudéjar de Tordesillas, desde el corredor exterior de la planta noble, desde las tres puertas de acceso, se puede ver el aposento de la gran reina madre, la cámara real de Juana I está inundada de granadas perpetuadas en los fondos de las paredes, cenefas de flores y granadas impuestas sobre las guirnaldas, sobre el fondo oscuro de terciopelo negro, se impone la seriación de granadas evocadas por Ovidio, Plinio y Dante.

 

PROSERPINA, la Perséfone griega, genera el ciclo de las estaciones desde el reino del inframundo. Raptada por Plutón (Felipe I, Fernando y Carlos V), Proserpina (Juana I y su hija Catalina) come la granada para viajar al Otro Mundo; encerrada y encadenada, se libera en su morada de Tordesillas, sombría cámara del palacio-jardín; con los frutos en las manos, con la rama de laurel y de hiedra, desde la lejanía, la luz roja procedente del templo de Salomón, inunda la huerta del palacio impregnado con los nuevos ideales de Petrarca y Ficino.

 

En el interior de la mansión, Juana crea un jardín mimetizado con el huerto de granados que tenía Salomón, gran aliado de la reina todopoderosa.

 

Llegan las granadas pétreas de Toro y de Ávila. Desde Santo Tomás, viajan las granadas a la Jerusalén Celeste. ¡Amada Ávila!

 

Con ímpetu, entramos en los patios de Santo Tomás con Alexia, recogemos los frutos para construir el lecho nupcial-mortal de Juana I. Alexia lleva una cesta azul de mimbre, con las granadas dentro del recipiente, se desplaza hacia la fuente central emulando a Giselle. ¡Semilla del Ballet Blanco! ¡Una delicia de jardín carmín!

 

¡Lecho de granadas del jardín de una Jerusalén liberada!

 

Cama con almohada de terciopelo rojo, metáfora del panteón de la reina Juana idealizada con el cetro en la  Granada babilónica.

 

¡Las granadas se arropan con las armas sobre el lecho blanco enmarcado en la arquitectura vegetal de Diego de Siloé y Juan Guas!

 

¡La leona y el león de la tumba granadina se cubren de terciopelo azul!

 

¡Atalanta es invadida con las granadas del paraíso de perlas recamadas por el ejército de la reina inmortal!

 

¡Amemos a la secuestrada Juana I!¡Viva la Reina legítima!

 

… 

 

QUIERO SER PROSERPINA por Errikarta Rodríguez.

 

 

¡Quiero ser Proserpina y granada en mano viajar a mundos lejanos, mundos perdidos en los que poder habitar, hoy busco una llave un cordel de oro que me acerque y me trasladé a ese umbral necesario donde poder transmutar y saltando al vacío y guiada solamente de un cordel de oro me arrastre a una playa lejana donde poder habitar, llévame lejos!

 

Espejo necesario tantas veces he soñado contigo, tantas veces te he pedido mi salvación, hoy comprendo tus palabras, hoy se quién eres, a ti me acerco y cerrando mis ojos levanto mi mano y con las yemas de mis dedos tocó el frío cristal, traspasándolo avanzó segura y confiada situándome en una posición segura, especial, hoy contempló un mundo distinto, hoy ya estoy lista.

 

En mi mano una cesta de granadas encarnadas y vestida de terciopelo rojo, muerdo el fruto, llave necesaria para escapar de un Plutón que me tiene presa en este inframundo que es mi habitación, sintiendo el dulce cáliz en mi boca escapó a un lugar seguro fuera de todo mal, ya soy libre, mundo paralelo en que siempre seré su guardiana, en el que siempre seré su Reina Sonámbula.

 

Comentarios

Liuba Cid 04/01/2022 20:52 #1
Magnífica ensoñación del objeto mágico puesto a dialogar en una excelente pieza escénica: "bellísima escena en oblicuo, con una pared que divide el ancho del escenario y deja entrever, a través de puertas coronadas por el rojo oscuro de los cortinados, una sucesión de salones…"

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: