E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LAS LÁGRIMAS DE LAS HELÍADES

Blog detail

Los cielos se trastornaron y Céfiro propaga la música de los Cisnes.

La noche desplazó al día desde la caída de Faetón.

Las Horas huyen al mar de sombras, el andariego río se alimenta del lamento fúnebre de las Helíades, transformadas en chopos.

Las Helíades se metamorfosean en árboles, iluminan a Pina y a Virginia.

Las aguas se lamentan, lloran…

 

Las aguas de las lágrimas son un espacio de libertad, en sus múltiples recodos se establece el poder transformador de la Naturaleza.

 

Cada libro de mujer es un jardín de Ofelia-Dafne-Helíades; un museo acuático, con capacidad para metamorfosearnos en árbol, planta, flor, viento, Cisne…

 

Al cerrar uno de los libros de la Biblioteca femenina, Orlando, siento un eterno bienestar…

 

Uno de los símbolos que se incorporan al finalizar la experiencia paradisíaca, es la poética y húmeda cornucopia de la libertad.

 

El cuerno de la ninfa Amaltea amamantó a Zeus, las flores y los frutos inundan el femenino cuerno de la abundancia de Virginia Woolf.

 

La cornucopia de Virginia representa la Abundancia, canaliza la Paz que une la tierra con las damas libres, la cornucopia traduce el otoño con los frutos florales de La Primavera inicial.

 

Las lágrimas inundan los textos y los emblemas con la cornucopia de Virginia que, convertida en alegoría de la Fortuna, es el eje de jardines y de mensajes alegóricos femeninos.

 

Repleto de determinadas frutas y de flores selectas, se define el manto otoñal-solar para alterar de los árboles femeninos; se ondea el viento para fertilizar los árboles del Edén, los árboles de Dafne se convierten en la alegoría del Aire, en Tempestad, en fuerza viva del altar de la Paz, del Ara Pacis Agustae.

 

Humus, tierra, para los Fasti de Virginia, renovando a Filóstrato, se torna en guardiana del gabinete acuático de los árboles femeninos que, ante la alegoría acuática, define el pensamiento mítico de las fuerzas de la Naturaleza.

 

Aire y Soledad, Agua femenina, sublime alegoría de la Caverna ampliada por Virginia.

 

Espacios de luz y oscuridad reflejados en los jardines y paisajes de Filóstrato, amados recodos de Virginia, estampas del concepto de belleza femenino.

 

La Cámara secreta, con su ventana abierta, está dominada por la Naturaleza, por la Mujer.

 

La copa sagrada y Virginia, agazapada, entre el campanil y la cripta, experimentan la sacralidad de la Naturaleza inmortalizada en las Helíades.

 

Mientras, la madre tumbada, dama abandonada al parto sacralizado por la Madre Tierra, demuestra el encuentro del sueño femenino con la Naturaleza.

 

La cuna-cornucopia une el aire con el hielo purificador de la transformación de las Helíades.

 

Virginia sube y baja, se transforma en bosque, como el aire-visión, inunda de agua de lágrimas de Helio; ante un reclamo de la imaginación, el trayecto maternal soleado verifica el poder de la metamorfosis.

Comentarios

Fioren 10/03/2019 11:30 #1
Lúcida reflexión, tan esencial como un soplo de aire fresco.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: