LÁGRIMAS DE ROMEO. II ACTO: EL TRITÓN VASCO.
Cyl dots mini
2 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LÁGRIMAS DE ROMEO. II ACTO: EL TRITÓN VASCO.

E detail

El Tritón visualiza el emblema primigenio del relato alegórico Las Lágrimas de Romeo (LC Ediciones).

El Tritón, junto a Hipocampos y Centauros, forman parte del legado de los libros de Errikarta Rodríguez y Eduardo B. Mateos; en la fábula de Romeo, el mágico Tritón es el Poeta de Gorbea(alado/armado).

El Tritón lleva las formas internas de la Naturaleza al Mar de Bilbao, su creación poética se cosifica en la palangana de las lágrimas de Romeo y Julieta. La dimensión íntima y su pasión ingeniosa se adentran en la praxis artística del libro/catálogo de arte.

El Tritón, en plena y constante metamorfosis, germina el mar para que pueda florecer el escenario épico y el desenlace de Romeo con Julieta, ambos se adentrar en el Mar del Tritón, mar de nubes, morada de lágrimas contemplada por el poeta en la que vive su armada hermana alada. Como el texto cubista El Rey Sonámbulo, el lienzo de Friedrich dialoga en un mar de correspondencias con el retrato de la Musa armada, hermana de Tritón.

En el Tritón florecen flores de nubes, un aposento de belleza para el poeta eterno.

Mirada al cielo solar desde el mar de Romeo.

Meditación y profundidad de nubes hermanas. Belleza elevada. Almas gemelas.

Camino de sueños, huida y fosa.

Sufrimiento en los sueños, entierro y sepulcro.

¡Erri, amigo del alma, camina por tu espacio visual uniendo palabra e imagen!  ¡Unidad mística en Erri!

...

Las líneas de la escritura invaden el espacio visual: se crea el Emblema (Emblematum liber) en el jeroglífico imagen-lenguaje del manuscrito de Romeo.

Temperamento onírico de un hombre con uniforme.

Las nubes son atravesadas por las flechas de los versos del poeta azul.

Rostro húmedo/vegetal con manchas de pigmentos ancestrales, reflejos de aguas primaverales. Manos manchadas de verde y blanco, huellas ultramundanas procedentes de las nubes aladas.

Olor a menta y a Dama de Noche.

..

 

TRITÓN, hijo de Anfitrite y Poseidón, sopla su caracola/trompeta para llevar a Bilbao, en el veloz barco ultramundo, las lágrimas de Julieta y Romeo.

Tritón calma las olas que llevan las conchas y las piedras solares al vientre de los andróginos.

¡Cuerno de corona laureada!

¡Tritón, poeta de Gorbea que destierra a Caronte del mar de Romeo y Julieta!

¡Tritón primaveral, que inundas la Laguna Estigia con flores de Gorbea, descubre ya tu locus amoenus!

 

 

TRITÓN VASCO concebido en la gruta verde de la Dama de Anboto, simbiosis de hombre, caballo y pez. Sublime guerrero, anfibio con piel femenina y manchas verdes procedentes de Gorbea. Deidad marina dorada por Apolo para crear el palacio de Romeo y Julieta, mansión dorada para vivir el amor eterno sobre el bosque de Oma.

Errikarta Rodríguez retorna a las aguas de Gorbea e inunda el bosque de Oma, paisaje en calma, recodo de fértil melancolía, que alimenta a los amantes en los invisibles bosques de color, palacios y parajes que se elevan en el viaje al más allá de Romeo.

El libro Las Lágrimas de Romeo es un Diario íntimo de los autores, cada uno de ellos cruza su río, ríos consagrados al Tritón Vasco, poeta de Gorbea que pinta con colores las praderas de Arteaga inundadas por las fuentes venecianas del azul véneto.

Tritón, perfume de rosas en el Mar Vasco, jardín dentro del mar sin rumbo, breve sombra de las plateadas hayas, brumas de las grutas del castillo-palacio de Arteaga.

El sueño del poeta atraviesa, con fuerza originaria, la densidad e intensidad de los ballets vascos, para crear una galería de danzas que mezclan lo sensible y lo sensual.

Gota seminal que fecunda, disuelta, el nocturno del Tritón azulado.

La Noche se disuelve en Arteaga con la luna veneciana.

Los injertos de los hayales de Gorbea, se insertan en el bosque de Oma y en el jardín del palacio-castillo de Arteaga. Las gotas de Julieta germinan la superficie, el Tritón inunda las raíces de los árboles de Oma. Se humaniza el bosque, al soñar con el alma del Tritón.

Al Tritón se le juzgará por lo escrito en la Naturaleza, en el Otro Mundo, será escoltado por Cisnes blancos procedente del Ballet mítico vasco.

El Mar Vasco cambia de sexo.

La arcilla, roja y verde, modela las texturas internas del Tritón. El agua y la tierra, al amasar al Tritón, al nacer y crecer, incrustan la arcilla vasca en la base de la idea de pureza del carro triunfal de Galatea.

La Naumaquia de Tritón potencia la épica de Romeo, las voces de las aguas de Gorbea, que sobrepasan la mitología de las aguas enamoradas, definen la poética acuática Vasca.

Tritón, bajo la protección del Caminante sobre el Mar de Nubes, se impone para renovar la sublimación.

¡Tritón, con mente sana y flexible, tejes lo desconocido a la piel de Romeo! Reconstrucción de pensamientos fetales al núcleo del ser, al bosque de color, al terror de no saber, al teorema de Oma.

El poder creativo del Tritón aporta consuelo.

¡Tritón enigmático como La Gioconda, que descubre los símbolos de la cultura de Bilbao!

Tritón que bucea para exaltar la libertad desde la fantasía y la utopía.

¡Tritón, piénsate en flor y entraña, al ser hayal, los frutos de la regeneración para brotar lo vegetal, para solidificación de las piedras de Gorbea!

Encuentro amoroso en el bosque de Oma, sinuosa mirada coloreada por Ibarrola.

Metamorfosis del Vacío.

Diálogos del Tritón con la Dama de Anboto.

Se germina la imagen de la metamorfosis en un insólito carácter creativo.

Metamorfosis del Vacío Eterno.

Comentarios

ERRIKARTA RODRÍGUEZ 17/11/2020 21:18 #1
EL JOVEN TRITÓN El joven tritón creció escuchando las historias de La Dama de Anboto, tanto ansiaba la llegada todas las semanas de su amiga la sirena, artífice y cuenta cuentos mitológicos vascos, que como cada semana se sentaba en una roca a la luz de la luna ý allí esperaba la llegada de su amigo el tritón, el sonido de la caracola y al momento aparecía sublime junto a la roca. El se apoyaba sobre su instrumento musical y soñaba con conocer a su querida Dama de Amboto. Una mañana, Triton despertó y nadó hasta la playa de Laida y allí entre las olas hizo sonar repetidamente su caracola, todo Arteaga la escuchó , nadie sabía que sucedía, a excepción de Mari, que caminó por la arena con su melena envuelta en fuego, hasta llegar a la orilla, delante de las olas se elevó sobre el mar, viendo al joven Tritón llorar por lo que más quería, el joven al verla echó su cabeza hacia atrás y dando un salto en el aire, hizo sonar de nuevo una nueva canción, Mari sonrió y mirándole a los ojos le susurró, esta noche te lo regalaré. Esa noche el joven Tritón miro a la luna y cerrando los ojos volvió a pedir su deseo, sin pensarlo un momento nadó hasta la orilla y con los brazos se arrastró fuera del agua, cansado por el esfuerzo, descanso exhausto en los brazos de Morfeo, a la mañana siguiente cuando despertó con los primeros rayos del sol, fue consciente que tenía dos piernas en vez de cola de pez, de un salto se levantó y vistiéndose con la ropa que tenía sobre una piedra, se vistió y comenzó a andar emprendiendo su nuevo viaje a la cueva de Supelegor, donde vivía La Dama de Anboto. Pasaron los días, consiguiendo al fin llegar a las faldas del monte Gorbea, un último esfuerzo y llegó a la estrecha pasarela ante la cueva de Mari. Como te prometí aquí me encuentro a tus pies. El pago por mi regalo será ser el bocinero de mis montes, cuando los humanos quieran convocar las juntas generales de Bizkaia, cada año desde un monte diferente harás sonar tu caracola, tu cuerno, primero desde el Gorbea y después desde los otros cuatro, el Kolitza, Ganekogorta, Oiz y Sollube, así en el siguiente cambio de luna sabrán que tendrán lugar las juntas generales de Bizkaia. En agradecimiento asintió con la cabeza, así es como el Tritón vivió junto a Mari en su gruta, convirtiéndose en el bocinero de los montes vascos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: