E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LA BIBLIOTECA DE LA ASOCIACIÓN DE GUARDÍAS CIVILES SOLIDARIOS, eje del Bienestar Infantil

Edu detail

Los Libros, como indicaba el itinerario de Próspero en La Tempestad, tienen la capacidad de llevarnos a la claridad y a la elevación desde el conocimiento de textos mágicos. AGCS ha logrado en Ecuador crear y construir una arquitectura de emociones que, al tiempo, es práctica al definir un modelo para poder reflejarlo en diferentes escenarios. Los Guardias Civiles, solidarios y defensores de ideales, marcan un punto de inflexión y ponen de relieve un carácter histórico al aportar la imagen de una Biblioteca portátil, motor de ideas y de imágenes para pensar y para definir distintos niveles de pensamiento, valorando la importancia del relato y de la fábula para conocer los niños y las niñas sus costumbres y su idiosincrasia, para encontrar las claves de su entorno y de su vida, para conocerse y para adentrarse en sus paisajes.

 

Nuevamente, de la mano de José Cabrera, Presidente de AGCS, descubrimos un modelo vital (modélico) para enfrentarse a la realidad y a la fantasmagoría; desde la audaz enseñanza de la Asociación de Guardias Civiles Solidarios, convertidos en profesores y pedagogos, aportan sentimientos y color y, desde sus desafíos, demuestran el valor de la Inspiración en el Bienestar Infantil, uno de los pilares imbatibles de la Asociación.     

 

 

1-El viaje a Ecuador ha sido fructífero, en sus logros y conquistas. ¿Cómo ha resultado la estancia?

 

Sí que lo ha sido y mucho, nos adentrábamos en un País aún desconocido con algún contacto en la distancia y al que aún no conocíamos personalmente, nos extrañaba mucho que nos hubieran demandado entre otra ayuda libros de texto, y eso nos hacía temer que la campaña no fuera acertada, pero seguimos adelante y nos fiamos de nuestra intuición policial.

 

Durante 14 días no paramos un momento, largas jornadas visitando centros educativos, lugares donde ayudan a niños con cáncer o simplemente abandonados a su suerte e incluso poblados lejanos donde conviven colonias nativas del antiguo Ecuador, calculando el tiempo diario de descanso no llegamos nunca a más de cuatro horas diarias.

 

Pero todo ello ha valido la pena y mucho, hemos conocido a otro pueblo, sus maneras de hacer las cosas, la amabilidad que nos han dispensado y el trabajo que han realizado desde que en Abril sucedió el terremoto, para normalizar la situación de las zonas en algunos casos totalmente devastadas.

 

El propio ayuntamiento de Porto Viejo, lugar donde actuamos nos apadrinó de una manera increíble, nos prestó los medios personales y oficiales con los que cuentan para que nuestro trabajo fuera más sencillo, es el agradecimiento de un pueblo del que poco o nada conocemos aquí en España, salvo que existen miles de inmigrantes que vienen hasta aquí para buscar trabajo, también lo hicieron las personas que trabajan en centro de desarrollo social de la misma localidad y que incluso nos cedieron una casa para que pudiéramos dormir bajo techo propiedad de una funcionaria del mismo, cuanto habría que aprender de ell@s...

 

Cada día y cuando asistíamos a los centros donde iba la ayuda nos preparaban riquísimas comidas caseras a base de ingredientes de la zona, tengo que decir que somos muy delicados para comer cuando prestamos ayuda internacional y siempre vamos provistos de alimentos y medios para cocinarlos para evitar enfermedades, u contagios, pero esta vez tuvimos que donarla posteriormente, pues la cocina del País es excelente y de gran calidad, además las cocineras lo hacían con mucho esmero.

 

Siempre volveríamos a Ecuador nos hemos llevado una grata sorpresa con sus gentes.

 

 

2-Como se tratara de un relato o una crónica, háblenos de sus vivencias y anécdotas.

 

Recuerdo con pena, en la visita al Hogar Belen de Porto Viejo, donde decenas de niños son cuidados por monjas, ellos vienen de la calle, han sido abandonados o maltratados, allí un pequeño se dirigió a nuestro compañero Roberto y le dijo “ tu no me pegas” este trauma,  venía como consecuencia de las terribles palizas que le propinaba su padre, el pequeño cree que todos los hombres pegan a los niños, aquello nos dejó muy marcados, también vimos a niñas de 14 años, unas embarazadas y otra ya eran madre hacía tiempo, chicas que también han vivido en la calle y que han caído en manos de mafias o simplemente buscaban algo de dinero, ahora son igualmente cuidadas por estas jóvenes monjitas en un trabajo que no tiene precio.

 

También me viene a la memoria que cada persona con la que nos cruzábamos nos contaba su vivencia el día del fatal terremoto, hay una psicosis generalizada, ello a pesas de que la labores de reconstrucción están muy avanzadas, la población lucha cada día para levantar sus ciudades e incluso en la radio o en vehículos públicos hay carteles para levantar el ánimo.

 

Pepito nuestro conductor, funcionario del Ayuntamiento de Porto Viejo, no fue capaz de entrar con el vehículo en un parking subterráneo cuando nos acompañaba a realizar unas compas en un centro comercial, “prefiero esperar fuera en el vehículo” por si hay un terremoto, no quiero morir aplastado, nos comunicó con la cara desencajada.

 

Y también nos llamo mucho la atención el trato que nos han dispensado dos Autoridades como el Alcalde de Porto Viejo (Población de 300.000 habitantes) como la mano derecha del Presidente Correa, el Ministro Cesar Navas, que nos felicitó en persona y se interesó por nuestro trabajo en la zona y de regreso  en Quito.

 

 

3-AGS ha construido una imagen valiosa al unir Biblioteca Y Solidaridad. ¿Qué papel tiene la Educación en el trabajo de su grupo? 

 

Nuestro grupo se adapta en cada momento a las peticiones de ayuda que nos realizan, siempre vamos pasados unos cuentos meses, cuando la catástrofe ya no es noticia y por ende nadie envía ayuda de ningún tipo, es cuando más falta hace, en esta campaña nos demandaron muchos libros, después supimos que la cultura de los más pequeños es pieza fundamental en el desarrollo del País, un niño sin libros no llegara lejos, para ello en cada zona o parroquia como le llaman ellos, hay una serie de bibliotecas donde los menores acuden después del colegio para recibir clases de apoyo, idiomas, jugar o reunirse con sus amigos, un concepto totalmente al que existe en España, pues bien estas bibliotecas se cayeron con el seísmo, en algunas de ellas se perdió todo por completo, otras se están reconstruyendo con los pocos fondos que pueden ser destinados en estos momentos como consecuencia de otras prioridades, aquí fue donde nuestros 17.000 libros tenían que llegar y si hubiéramos transportado más igualmente hubiesen sido bienvenidos.

 

Nuestro principal objetivo son los niños y hemos acertado de pleno.

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: