E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ESCALERAS… SVOBODA.

Escaleras %20luz detail

La explosión de luz se presenta, como culminación, en la imagen de una escalera metafórica que, al tiempo, marca la realidad de un ideal de libertad, mostrado en el imaginario creativo de Josef Svoboda que, además de remitir a Appia, construye la Escalera Apolínea con penumbra y enlaza con Gordon Craig y con La Bauhaus.

 

La Escalera con sombras la define Eisenstein, remite a Piranesi y a El Greco para mostrar las distorsiones semánticas que, en las formas de disolución, recorren espacios de emoción yuxtapuestos por el montaje intelectual heredero/descendiente del Cubismo picassiano.

 

Ante la transfiguración estética, la renovación del ideario tangible e intangible se muestra con una síntesis que se traduce en la ambigüedad de los ideales del Cubismo, desde Cézanne a Picasso, ensalzados/valorados en la obra de Eisenstein, creador capaz de evocar los rostros del phatos. Al unir Piranesi con Picasso, en la construcción de visiones en diversas escaleras, los ascensos y los descensos reproducen contradicciones que, entre el realismo y vanguardia, llevan al modelo del escenógrafo-coreógrafo-humanista para canalizar la representación de fragmentos capaces de elaborar nuevos espacios escénicos, escenarios del éxtasis para rostros de angustia.

 

La destrucción de los seres humanos no impide el valioso himno a la rítmica de los fragmentos, sendero revelado en el cine, con escaleras interminables e ilimitadas, proyectos de utopía y de sueño, con una alada escalera pagana y dionisíaca que define el volumen-espacio de sombras aniquiladoras de la mujer/libertad, manchas de sombra convertidas en luz.

 

Como propuesta sublime, las escaleras de Svoboda estimulan el ascenso desde el crecimiento de la arquitectura, entre la reiteración horizontales y verticales de diagonales que elaboran escaleras poetizadas y concatenadas, contrastadas con los escenarios fragmentados en formas de la escalera dionisíaca de Piranesi. En Svoboda se reúnen/unen y en Piranesi se cortan/fragmentan para gestar efectos dobles e intensos de puro Romanticismo desdoblado.

 

La iluminación, la amplitud y la contemplación, tejen el campo visual y plástico para gestar las combinaciones de la escenografía iluminada con los rostros del dolor alentados por las relaciones pictóricas. En Svoboda se revela la escalera de luz que, con poética penumbra se elaborada desde el locus amoenus, define un juego de volúmenes y de atmósferas con la luz acuática heredada de los esfumados escenarios de Leonardo, reafirmando los poderes de la corte de Praga de Rodolfo II, la luz-atmósfera se muestra desde los códigos de Paracelso y de Vredeman de Vries, invocando la espiritualidad de la Naturaleza asumida por Pina Bausch en Luna Llena, una obra maestra convertida en epílogo de la evolución del espacio escénico de las artes escénicas de Praga.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: