E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

El GLOBO DE ORO de GLENN CLOSE

Blog detail

El Globo de Oro llegó a la genial Glenn Close, una modélica actriz.

 

Su discurso en los premios, eleva a las mujeres, libres musas…

 

Glenn Close, vestida de Perséfone, visita las aguas y los espejos.

 

El espejo de Glenn-Kore-Perséfone, como Isis y Proserpina, une al objeto poetizado con la imagen alegórica, un combate de Eros, esencial para reconocer a la insigne actriz. Uniendo el lirio de Deméter y Giselle con los espejos del inframundo, cárcel femenina, se refleja la soledad de las estancias de Perséfone, zonas iluminadas por antorchas registradas en el rostro de Glenn Close.

 

Espejo, espejismo de libertad, descontextualización espacial.

 

Glenn confía en los espejos de Rilke.

 

El espejo no es de cristal.

 

Ante la metamorfosis de la visión, un resplandor confunde los dos mundos, como los espejos que rodean a Glenn en la serie Damages (Daños y Prejuicios), espejo de meditación para regenerarse.

 

Cada representación de la muerte de Glenn construye una galería de espejos, reino de muertos, Hades eterno en la película Amistades Peligrosas. Se van entrelazando los espejos, desde el Tocador a las anamorfosis.

 

El rostro de Close es un itinerario lírico por el paisaje Nocturno, espejo místico de la luna lorquiana.

 

El espejo nos alerta de los caminos simbólicos.

 

Se revitaliza el lazo de unión entre el espejo y las flores, ensalzando a Perséfone desde la puesta en escena del ritual.

 

El espejo representa la feminidad acuática, es un objeto de Psique y puede convertirse en Humo para mirar al Destino; entre Ovidio y Poe, Wilde y Cocteau, el espejo se presenta en el teatro del mundo, se trata de un espejo durmiente, soleado y nocturno.

 

El espejo ultramundano de Venus ilustra la morada de la diosa del amor que, sobre una montaña y dentro de una isla, comunica el cielo y la tierra. Las fuentes, como espejos, convierten el jardín perfumado en los rostros de Glenn Close.

 

Todo Templo alegórico de Venus tiene espejos, algunos remiten al templo del sol de Ovidio.

 

Se plantea la unión entre el espejo y la alegoría, fusión esencial para comprender el Más Allá, un paisaje enjoyado por espejos de oro y por peñascos de las grutas de Tetis.

 

Tenemos un espejo de espuma en el teatro de máscaras de Glenn Close.

 

El trono de Venus contiene materiales ultramundanos, se vislumbra en un pabellón de cristal repleto de pájaros y flores, con figura alegórica de Cupido. La morada espejos, se presenta presidida por un altar ilustrado por pinturas de visiones de Psique. Las piedras de cristal de la airosa montaña, muestran un vergel florido reconstruido en los espejos.

 

Ante el espejo-ventana, destaca y ensalza la atracción por lo sagrado y lo profano: Amor sacro, amor profano para Tiziano. Apartemente, se suprimen las flores y la concha, para destacar el espejo.

 

¿El Amor es tan ciego?

 

El espejo-Glenn, unido al Girasol pintado, lleva a la metamorfosis de Clitia, doncella amada por Apolo, ninfa convertida en girasol, devota incondicional repudiada por el dios solar.

 

¿El espejo es un aliado del desamor?

Comentarios

Miguel 13/01/2019 15:40 #1
Actriz de actrices. Merecido y precioso homenaje en un texto para el recuerdo. Gracias Eduardo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: