Un brindis por 5 Sentidos selección, bodegas Ausín
Cyl dots mini

El Brindis

El blog de Ruth Pindado en Tribuna de Ávila

Un brindis por 5 Sentidos selección, bodegas Ausín

Camino entre tus cepas, con el silencio abrasador del trabajo realizado ya, encogido el tiempo en el sueño, no de los justos sino de la inercia mundana. Abocado a un desierto de los meses de invierno, de heladas y vientos,antes de la nueva poda. Como si el tiempo se hubiera detenido ante tus centenarias vides, de troncos robustos y brazos viejos, apoyados en los suelos secos y pobres, parecen muertos.

 

A lo lejos Gavilanes, asomando entre molinos, la ermita y la mina, te cobija en su regazo y te viste de luz.

 

Todo parece inerte, está tranquilo, en calma, y me apoyo en una piedra helada que me estremece por dentro. El frío invierno ya ha llegado a estas tierras castellanas y las cumbres de Gredos aparecen vestidas de blanco.Es tiempo de silencios, miro el azul del cielo y espero tu llegada.

 

En mi mano una copa de un granate intenso, de aromas balsámicos, tostados, minerales pero con una fuerza brutal que despiertan mis 5 sentidos, acompañada del piano de Yiruma y su “Love Scene” recuerdo, con el sosiego de los años, que esta tierra me dio lo que soy, lo que fui, lo que seré.

 

Amor y pasión por el campo, por las cepas, por el vino. Amor y pasión por sentir, por vivir, por hacer. Amor y pasión, en una copa que me renueva y me devuelve a las noches del invierno, de lumbre baja, con un pote de cordero guisado a fuego lento, con una vieja taza de porcelana blanca con tres dedos de caldo de sabor a miel, luz tenue en la pequeña alcoba, música de campo y tú.

 

Ahí está la magia del vino encerrada en cada botella de oscuro cristal, esperando ser descubierta, a ciegas, pero con fe en cada uva, en cada racimo, en cada cosecha. Esa magia que se libera primero en la copa y después en la boca y en silencio se regala a quien se acerca a probar el vino.

“¡llenad de vino esta copa antes de que nuestros cuerpos se vuelvan polvo, y este polvo se convierta en vasos y vasijas!.. Bebe vino que es la vida eterna y lo único que resta de la juventud pasada. Se feliz un instante…ese instante es tu vida”

Carlos María Cortezo (1920)

 

Siento en mis dedos el frío intenso de la llegada de la noche, a oscuras paseo, oyendo el crujido de la tierra helada bajo mis pies, uniéndome a ella, en silencio. La inmensa luna se abre paso entre las nubes, grande y brillante, iluminando mi camino y mi alma.

 

El vino despierta con un olor intenso, complejo, potente, queriendo demostrar la fuerza de una tierra que puede con todo. De un suelo duro, pobre, arenoso que hace el vino y el carácter, que moldea las cepas y las almas, que marca el terruño y nuestras vidas.

 

Sigue con tranquilidad sonando el piano, y me transporto, casi febril ante el espejo del tiempo pasado, como Dorian Gray, inmortal, eternamente joven, perverso en sustancia, por el atractivo del placer tenido, haciendo del tiempo mi aliado para potenciar aromas, esencia, complejidad y fuerza, pero chavea en estilo, brillo y color. Cara y cruz de un vino joven pero maduro, limpio pero con carácter, potente pero complejo. Así es, así soy, y sigo…

Volver en Vino

Si el vino viene la vida: 
vengo a tu viña, tierra querida. 
Quisiera dejar mis huesos 
bajo cielo mendocino 
que mi sangre y mis cenizas 
vuelvan camino del vino... 

Horacio Guarany

 

Cuando atravieso la bodega el silencio me alborota, me inquieta, me estremece. Ni el crujido de las barricas de roble replica. Nada queda de vida ya. Toneles cubiertos de nuevos sueños, máquinas abandonadas al ruido de ayer, botellas rebosantes de un vacío extremo. Y ahora me da miedo mi soledad.

 

Y es en este momento del año cuando la pausa es necesaria para la tierra y para el trabajo en la bodega, cuando recupero el aliento y mis fuerzas, sabiendo que el tiempo traerá un nuevo arranque. Cuando cada botella llevará su propio camino, su propia vida, tal vez acompañen a una familia unida en celebración, al reencuentro de viejos amigos o a furtivos amantes que bajo la inmensa luna compartan una botella de vino y su amor.

 

Es mi deseo a través de estas letras acercar mi amor por el vino e invitar a quien las lea a disfrutar de este regalo que nos da la tierra y que con tanta dedicación elaboran nuestras bodegas. Lleno mi copa y brindo por Ávila, por sus vinos y por su gente. Un sorbo lento, cuidado, intenso y después, una sonrisa.

 

 

Comentarios

luz 10/02/2017 12:09 #17
eres puro amor, pura poesía, desprendes luz y eso se nota al leerte
lorena 15/01/2017 19:46 #16
genial este también
Abulense 04/01/2017 17:15 #15
Da gusto oír hablar bien de las cosas. Sentimientos y pasiones en positivo. Poesía y muchas ganas. Gracias por tanta sensibilidad.
Toni 02/01/2017 21:19 #14
Cuando el siguiente
Esther pliego 02/01/2017 21:18 #13
Enhorabuena Ruth, ahora los veo y son estupendos.
Ana 20/12/2016 21:12 #12
Letras como ojos astutos y chispeantes
Tere 17/12/2016 09:21 #11
Ole, ole y ole
Lulu 15/12/2016 13:21 #10
Aveces se te escapa un tono misterioso que entrelíneas sospecho que es amor y del bueno
Juan 14/12/2016 13:00 #9
Deberías unificarlos todos en un libro, es una bonita composición.
Lobo feroz 14/12/2016 12:58 #8
Acuérdate de compartir conmigo un brindis. Por cierto, echo en falta algún vino de Arenas De San Pedro. Un saludo y sigue asì.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: