Un brindis con Oo no Yasumaro…………septiembre de 2017
Cyl dots mini

El Brindis

El blog de Ruth Pindado en Tribuna de Ávila

Un brindis con Oo no Yasumaro…………septiembre de 2017

Con tres golpes de triángulo arranca la Sinfónica de Viene su Ave María pentatónica. Es anónima, pero bien pudiera haber estado escrita por los dioses, por los Kami nipones hacedores del mundo. Varias Shakuhachi (flautas de bambú) un Biwa (laúd) y los tradicionales Taiko (tambores) arrancan con lentitud la melodía que sólo se interrumpe, a contratiempo, por las Kane (campanillas).

 

Me siento sola en un sofá de flores y mariposas que me recuerdan a los kimonos de las geishas y coloco a mi alcance, en la mesita auxiliar, todo lo que necesito para disfrutarte.

 

He cogido el Kojiki, lo tomo como si de un libro sagrado se tratase. Las pastas están hechas con terciopelo rojo y bordados en oro, verdes y azules, todos brillantes, llamativos, auténticos. Entre ellos se enlazan los hilos, se mezclan y crean un paisaje divino donde Oo no Yasumaro, fiel sirviente y magnífico historiador cuenta el nacimiento de la nación. Debajo, unas letras que no puedo identificar, me invitan a abrirlo. Está dividido en tres partes, veo los dibujos y empiezo a imaginar, refrescada por los aromas y sabores de un Miyasaka Brewing, de bodegas Masumi (Masumi no Kagami- Espejo de la verdad). Es una botella de un cristal opaco, bordelesa, con tapón de silicona rojo, emulando al peinado de una Maiko, con una bonita etiqueta que representa a una geisha que se cubre la cara con un paipái.

 

Los limones, las limas, algo de mandarina, jazmines, abacicarpos y lirios, almendras y avellanas van entrando en mis papilas al primer acercamiento de la copa, elegida, como a ti, por pequeña, sencilla, brillante. Y, entre sorbo y sorbo te leo, te observo, te toco. Cada palabra leída es pensaba, es vivida, es sentida…

 

Aparece, en ese duermevela que produce la ensoñación, Ame-onna, diosa que atrae la lluvia mojando todo a su paso, y hoy rezo por ella, para que moje mis campos y tu corazón, para atraerte, para devolverte a mi regazo, a ese lugar que te acogió y del que huiste. Para darle a la tierra el agua que necesita para crear vida, para darle fuerza y vigor a la uva, para unirse al sol y hacer crecer.

“Me gustaría ser todo de vino y beberme yo mismo” – Federico García Lorca.

Y yo quiero que seas tú, y beberte a ti, y poseerte a sorbos.

Pequeños y breves haikus van fraguándose en mi alma, mientras sigo bebiéndote.

“Vino añejo

Recoge el silencio.

Hace la calma”.

“en el racimo

La gota de rocío

De uva en uva”.

“En el silencio

Fresco de la bodega

Se oye un goteo”.

“En la distancia

Bebiendo y compartiendo

De Reino a Reino”.

Carlos, Sergio, Susana y Vero.

 

Acompaño mi copa con un puñado de ogi, de sabor ácido, penetrante, que sujete a este vino oloroso, refrescante y joven. Y sigo leyendo como se creó el mundo. Como Izanami e Izanagi, hermanos y pareja son los ascendientes de toda la humanidad. Junto con Ebisu, Dios de la prosperidad y la riqueza dan de come y beber a los hombres. Leo con curiosidad sus acciones, y como he de pedirles, el segundo día del año, buenos sueños y parabienes. Ahora me enamoro de la Diosa Benziten, única mujer del grupo de los siete grandes. Bella, culta, talentosa toca el Biwa, baila y hace el mundo más bonito.

 

Amigo de sus amigos, vividor, amante de la buena mesa, patrón de taberneros, guardián de los niños, el gordo Hotei aparece feliz, con grandes bigotes rizados ríe a carcajadas mientras comparte, sujetando su taza de porcelana de Nabeshima cargada de vino, un saco lleno de tesoros para enriquecer a los hombres.

 

Me voy dejando llevar, canturreo, muy bajito, acompañando al Ave María que, pareciéndome chirriante al principio, me llena de paz y armonía ahora. Suena una y otra vez. Contrasta el Biwa con las Shakuhachi y te magino, arrodillado sobre tu zabuton y escribiendo cartas de amor. Prisionero de los sentimientos, ajeno a ellos, sabedor de tu poder te resistes, como las geishas a amar y ser amado.

“sin palabras la anfitriona

El invitado

Y el crisantemo blanco

Oshia Ryota (1718-1787)

Y sigo soñándote, silenciosa ya, saboreando mi Misayaka que va cayendo por copas, quizás la cuarta y te suplico, como el Kaiku de Taneda Santoka

“mi cuenco de mendigar

Acepta hojas caídas”

 

Y quiero no ser el mendigo, aunque te suplico. Quiero no ser la hoja caída, aunque no me sostengo. Quisiera no ser el cuenco, aunque me ofrezco a ti vacía.

 

Amaterasu, diosa del sol, teje con esmero flores y hojas para adornar la tierra, y Uzume, kami del amanecer, espera que duerma para despertarse él. Mientras yo, como Niniki, huyo de Iwanag aunque sea piedra, eterna, para quedarme con Sakuya, flor, bella pero efímera, a mi lado. Después lloraré tu partida y viviré del recuerdo, de lo sentido.

 

Las últimas notas de la melodía van entrando en un ralentí final donde las cuerdas del Biwa suenan por vibración. Tres últimos golpes de una kane y tres lágrimas por tu ausencia.

 

Cierro el libro y lo coloco, suave, sobre la mesa. Junto a él la copa vacía, como la botella, y el bol manchado con restos de Ogi. Sueño, mañana será otro día. Brindo por ello.

Comentarios

Teru 05/11/2017 20:31 #11
Ruthiiiiiiiiiiiiiiii, me encanta
Marta M 18/10/2017 20:23 #10
Leo y releo y siento un gran placer.
Sandra 07/10/2017 00:33 #9
Genial
tu amigo en la sombra 02/10/2017 11:56 #8
pero, me voy de vacaciones y me levanto sin ti, pensaba que el viernes te leería. te esperaré una semana más. deseándote.
Oscar 26/09/2017 01:19 #7
El amor es así, como tú, como yo. O no ser. O libre. Genial torbellino.
Asun 25/09/2017 18:56 #6
Me gusta leerte, tu poesía, cuando hablas. Me gusta como trabajas y como te entregas. Gracias Ruth por tu ayuda y colaboración siempre.
Ester 13/09/2017 23:23 #5
Me gusta, ya esperando el siguiente.
Sonia 13/09/2017 21:58 #4
Qué bonito Ruti. Me encanta.
Lu 03/09/2017 21:37 #3
Me encanta, he buscado la melodía que has puesto y es muy bonita. Gracias por tus palabras.
Lobo feroz 03/09/2017 13:32 #2
Brillante, como siempre. Muy tú, muy bebible, muy apetecible.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: