Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Enseñanza de calidad. Aquí y ahora

Ordenador detail

El post de Andrés Seoane en Tribuna de Valladolid.

Estudiar, completar la formación y buscar trabajo. Terminar la Formación Profesional o acabar la universidad y hacerse un hueco en el mercado laboral. Parece que es una sucesión cronológica de hechos. Pero no. Ya no. Todo ha cambiado. La educación, por supuesto, también. Según la Organización Mundial del Trabajo, más de 71 millones de jóvenes en todo el mundo estaban en paro en 2016, y una cifra superior a los 500 millones se encontraba entonces subempleada o en trabajos considerados precarios. A estos desoladores datos se suma la enorme (y creciente) competitividad, que según este mismo organismo se cifra en 40 millones de jóvenes que se suman a la fuerza laboral cada 365 días. ¿Cómo se conjugan estas dos realidades?

 

La formación se ha convertido en algo constante, en un aprendizaje a lo largo de la vida. Es imprescindible reciclarse, estar al día de las novedades del sector profesional en el que se desenvuelve cada individuo, puesto que la innovación se produce continuamente. Lo que hoy es disruptivo, mañana ya ha quedado obsoleto. Pero si no se aprende, será imposible dar el paso necesario para estar cerca de la realidad del día siguiente. Son eslabones de una cadena que se forjan a una velocidad de vértigo, que no pueden obviarse, que cada trabajador debe conocer, y que cada vez tienen una vigencia menor en el mercado de trabajo de hoy. Ese que se transforma casi a cada momento.

 

Hay alternativas, sí. Pero entre todas ellas, la que destaca es la formación online. Estudiar a tu ritmo. Cuando quieras. Como quieras. Donde quieras. Cada pequeño espacio de tiempo que se pueda aprovechar, debe tener un rendimiento. La tecnología facilita que esta oportunidad sea real, porque ahora podemos llevar la universidad (online) en el bolsillo y entrar a las aulas virtuales desde el móvil. Tenemos la capacidad de acceder a los recursos educativos después de una larga jornada laboral, cuando ya nos hemos puesto el pijama y estamos en el sofá, con la tablet, antes de irnos a dormir. O puede que el único tiempo que tengamos para actualizar nuestros conocimientos y competencias sea un viaje en avión, en tren o en autobús. Unas horas o un puñado de minutos durante los que podemos sacar nuestro portátil, revisar las unidades didácticas, acceder a los foros de discusión o ponernos con nuestros estudios de caso.

 

La transformación digital ha trastocado todas las esferas de la vida, ¿cómo es posible que aún haya gente que piense que se puede seguir aprendiendo y enseñando igual que hace décadas? Los cambios están ahí. No van a frenarse porque los obviemos. Pero nuestro futuro personal y profesional puede que sí lo haga. Es un momento óptimo para lanzarse y optar por una formación flexible y cómoda, personalizada y que se adapta a nuestros horarios, permitiéndonos una autogestión del desarrollo de las asignaturas, con una garantía de rigor. Hay oportunidades reales de hacerlo. Y nos estamos jugando mucho. Enseñanza de calidad. Aquí y ahora.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: