Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

El año del talento

Talento detail

¿Cómo conseguirlo? La respuesta es sencilla y consta de dos palabras: formación online.

La escasez de talento, un problema mundial. Con un titular tan devastador llamaba la atención de cualquier lector una noticia hace unos días. Los empleadores no encuentran empleados suficientes para cubrir las vacantes laborales, una situación que se extiende a varios países y afecta, aún más, a grandes compañías.

 

Después de extensas explicaciones sobre la situación actual de las empresas, los conocimientos y habilidades más valorados por los departamentos de Recursos Humanos o los sectores donde es más o menos difícil dar con el candidato ideal para cubrir un puesto trabajo, la conclusión se centraba en la necesidad de, por un lado, cambiar el paradigma de las firmas para que invirtiesen más en la generación del talento –en dos años hemos pasado de un 20% que reconoce destinar dinero a este propósito, a la mitad del total-, y, por otro, realizar un mayor esfuerzo en el ámbito de la formación (¡oh, sorpresa!).

 

En un mundo global y capaz de cambiar en un chasquido de dedos, la formación es vital. Esencial. Indispensable. Reciclarse hace tiempo que dejó de ser una opción para convertirse en el día a día. Leer sobre las nuevas tendencias. Realizar cursos. Revisar blogs y medios especializados. Es absolutamente necesario. Aprender continua y constantemente, a lo largo de toda la vida.

 

En este aspecto, por supuesto, cabe mencionar que, mientras tanto, hay que seguir trabajando –o el común de los mortales debe seguir haciéndolo, al menos-. ¿Cómo conseguirlo? La respuesta es sencilla y consta de dos palabras: formación online.

 

Ya sea con cursos de unas pocas horas o días, o bien realizando grados o másteres oficiales, el aprendizaje online se ha convertido en el mejor aliado de cualquier persona que quiera mejorar en su trabajo, cambiar de empleo o, sencillamente, estar actualizado para poder desempeñar sus funciones con plenas garantías.

 

La educación online, el famoso E-Learning, crece sin parar. No es cuestión de coger o no el tren. Es obligado hacerlo si se quiere formar parte de un mercado laboral voraz e insaciable. A un ritmo prácticamente diario las cosas se quedan obsoletas. Los ciclos de vida de los productos han cambiado por completo y no hay vuelta atrás. De hecho, lo único que hace el ritmo vertiginoso al que se transforma todo es acelerar.

 

Poder estudiar desde casa, por las noches o los fines de semana. Con el móvil. El ordenador. La tablet. Comunicarte con tus profesores o docentes a altas horas de la madrugada y revisar la tarde siguiente la respuesta que has recibido por la mañana, es algo habitual para quien se forma online. Sin barreras, sin límites, sin horarios y sin ataduras. Conjugar trabajo, estudios y familia. Sin desplazamientos obligatorios a horas concretas y sin la imposición de asistir a un aula física, a riesgo de perder la evaluación en caso contrario. La facultad de asistir online cuando quieras, como quieras y desde donde quieras, es una realidad para cualquier persona con una jornada laboral. Y la mezcla del trabajo y la formación sólo tiene un resultado: el crecimiento del talento. Por ese incremento del estudio online y la conjunción de circunstancias que lo rodean, este 2019 puede ser el año del talento.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: