Rodrigo mendez silueta original

Ahora Más que Nunca

Rodrigo Méndez Sanz

Año de nieves...

Ávila recupera estos días la normalidad tras recibir el mejor regalo que los magos de oriente podían habernos dejado: nieve, ergo agua, por doquier. La ciudad amanecía el domingo posterior a la epifanía cubierta del blanco elemento, plantando cara a la sequía que ganaba terreno día a día ante la desesperación de los abulenses, quienes veíamos como nuestros embalses luchaban por no perecer en una batalla cruel contra la falta de lluvia. Hoy, miramos esperanzados a las próximas semanas, gracias a este balón de oxígeno que ha llegado también a gran parte de nuestra provincia, a nuestros agricultores y ganaderos, a las cosechas y, por qué no decirlo, a hacer las delicias de los más pequeños que han disfrutado estos días con sus padres y madres como testigos de excepción de un alborozo sinigual.

 

Pocas veces veremos así a nuestra ciudad, rendida a una bendición natural que también tuvo su cara amarga. Al tiempo que nuestros móviles llenaban sus gigas con imágenes para el recuerdo, cientos de conductores aguardaban en la AP6 un rescate que se prolongó en el tiempo más allá de lo deseado. La concesionaria de la vía rápida se vio desbordada ante una previsión meteorológica que se cumplió, y que dejó al descubierto una manifiesta ausencia de un plan de acción ante tal circunstancia, quedando ante los –sufridos- usuarios como Cagancho en Almagro. Y es que la situación, más propia de un esperpento de Valle – Inclán que de una situación cotidiana, incluso a sabiendas de la difícil coyuntura meteorológica, pudo no haberse producido en tal magnitud de haberse tomado las medidas de prevención correspondientes. Esto último no tanto para recordar en nuestra larga historia de sucesos.

 

Emociona ver a vecinos empalando la nieve de la puerta de sus casas, a los comerciantes adecentando la entrada a sus negocios, a nuestros mayores, en nuestra provincia, aguardando la llegada de las quitanieves mientras siguen atendiendo a sus animales y acarreando la leña con que avivan sus estufas, desafiando así al termómetro; cuesta asimilar que tantas personas, con tan solo una pala y dos manos, en ocasiones, ajadas por el paso de una vida entre vicisitudes, sean capaces de hacer más por ellos mismos y sus lugares que toda una gran empresa, henchida de medios,  de renombre, que se hace llamar responsable de una infraestructura que, en días como el pasado domingo, será recordado como la autopista del caos. Ya no solo por su mortífero peaje para nuestra provincia, sino ahora por sus anécdotas. Creo que fue el día en que, el peaje que nos separa de Madrid, interpretó su papel más indigno. No hemos de callar ante la ignominia a la que fuimos sometidos los abulenses por parte de una concesionaria que no supo estar, ni responder. Aplaudo con fervor la decisión del ministro De la Serna, abrir de inmediato un expediente por lo ocurrido, expediente al que añado, alto y claro, que Ávila, señores de Iberpistas, es de primera división, y merecemos, ya que estamos sometidos al yugo del peaje, una consideración que vaya más allá de la mera comparsa a la que nos mantienen relegados. Mi absoluta admiración y agradecimiento a la Unidad Militar de Emergencias –UME- y a la Guardia Civil, nuestros héroes de verde que, día y noche, velan por nosotros y que en esta desgarradora situación jugaron un papel fundamental.

 

Cabe también, y debo añadirlo, agradecer y reconocer en estas humildes líneas la labor de los ferroviarios de Adif y Renfe, que mantuvieron la línea férrea abierta en todo momento, con una gestión digna y abnegada, que dio solución a cientos de pasajeros, tarea que, con abnegación compartida y actitud aguerrida, realizaron los empleados municipales del Ayuntamiento y en nuestros pueblos la Diputación, los Bomberos y los voluntarios de Protección Civil, quienes han dejado Ávila lista de nuevo para su vuelta a la normalidad, tras horas de trabajo, tras muchas palas de sal, tras muchas llamadas y ayuda ciudadana, como mencioné antes. Me gustaría quedarme, después de todo lo sufrido, lo incomodo y lo poco amable, con la mejor cara de estos días: el bien que nuestra naturaleza ha recibido.

 

Viajaba esta misma semana por la provincia, con mi grupo de amigos, y mi buen amigo Hugo, defensor  también de su provincia, observando, en algunos de nuestros pueblos, los efectos de la nieve en las tapias, en los árboles; en algunos lugares donde, tristemente, hay un sello destructivo producto del peso del blanco elemento y el hielo posterior. Al paso por  Velayos, observábamos con regocijo como los pequeños lavajos lucen repletos de agua, incluso cómo el verde amarillo de semanas anteriores está dejando a un ver siempre esperanza. Una vez más las inclemencias ponen a prueba a esta provincia, y vecinos de nuestra querida Ávila la responden en su mayoría con solidaridad vecinal y expectantes de quien puede conseguir la mejor fotografía, como si de un concurso de fotografía se considerasen las redes sociales. Con esta imagen, queridos amigos, quiero quedarme. Hasta la próxima.

Comentarios

Pelayo 16/01/2018 09:10 #25
Rodrigo muy buen post. Me gusta, creo que debes tocar muchos temas con los que reivindicar los intereses de Ávila y Castilla y León. Enhorabuena amigo
J.L. 16/01/2018 00:49 #24
¡Cuanta razón tienes! No se puede describir mejor la situación de estos últimos días como consecuencia de las inclemencias del tiempo y la grave gestión por parte de Iberpistas ... Gente así es la que hace falta. ¡Las cosas claras!
Santi 15/01/2018 23:40 #23
Fuera de juego. Me gusta, más de estos. Hay que luchar por todo edo
Zorro viejo 15/01/2018 23:32 #12
Este blog por lo menos habla de cosas que nos afecta a todos.. Y no de promocionar vinos de amigos o interesados o frikadas varias.
Segoviano 15/01/2018 23:25 #10
Todo mi apoyo para juntos eliminar las barreras que nos separan con el peaje a Madrid. Enhorabuena por el artículo.
Dario C 15/01/2018 23:22 #9
Enhorabuena
JSAvila 15/01/2018 15:19 #6
Quién le ha escrito esta parrafada? Un poco de disimulo...
Xavi Luengo 15/01/2018 15:05 #5
Es una vergüenza lo que muchos hemos vivido con la nevada. Espero que la sanción a Iberpistas sea ejemplar y no se quede en humo. Espero que sea una gran muestra por parte de los responsables el negociar el coste del peaje. Un juez lo decreto ilegal, a qué esperan para su anulación. Hay que movilizar a los ABULENSES, es ahora o nunca.
Fran 15/01/2018 14:52 #4
Grande Rodri. Siempre defendiendo lo nuestro, Ávila lo primero. Más jóvenes en política y defendiendo los intereses de Ávila. +1
JR 15/01/2018 14:46 #3
Criterio y mucha autocrítica con todos esos temas. La nevada, gestión y la concesionaria son muestras de una mala gestión. Corregir es de sabios, aprendamos a corregir por el bien de nuestra ciudad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: