¿Un Messi holandés de hace un siglo?