Los vallisoletanos juegan al descarte, ¿a quién no votarían?