La afición del dejó coja a la plantilla del Real Valladolid ante Osasuna