Los chabolistas de las instalaciones de Ebro en Valladolid vivían en condiciones infrahumanas