José Miguel Ortega, el prestigio de un auténtico número uno