Los propósitos de los salmantinos, ¿se cumplen?