Los vallisoletanos encuentran el gusto en la variedad para sus comidas navideñas