El niño encerrado en el coche al sol en Valladolid estuvo a una temperatura de sesenta grados