La abdicación del monarca cala en la ciudadanía