Cristóbal Berzosa: de la pesadilla al sueño