Los pasos esperan listos en sus iglesias