Moreira y Garban, la velocidad del Guijuelo