La Convención del PP, en la parrilla de salida