Las obras de Poniente avanzan sin prisa, pero sin pausa