Los usuarios de autobús vallisoletanos ven con buenos ojos la obligatoriedad del cinturón