Los Bardem dejan a sus empleados en la calle