Una pitón de tres metros viaja pegada al ala de un avión durante 90 minutos