Astérix y Obélix, al servicio de su Majestad