¿Deberían los hosteleros y comerciantes abulenses abrir sus puertas a los perros?