Zidane se presenta a su primer examen europeo

Zinedine Zidane

El Real Madrid espera mejorar su versión a domicilio ante una Roma más sólida y que busca repetir la sorpresa de hace ocho años. 

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

AS ROMA: Sczesny; Florenzi, Manolas, Rudiger, Zukanovic; De Rossi, Nainggolan; Salah, Pjanic, Perotti; y El Shaaraway.

 

REAL MADRID: Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Kroos, Isco; James, Benzema y Cristiano.

 

ÁRBITRO: Pavel Kralovec (RCH).

 

ESTADIO: Olímpico.

 

HORA: 20.45/beINSports.

El Real Madrid volverá este miércoles a la Liga de Campeones con la disputa en el Olímpico de su partido de ida de los octavos de final ante la AS Roma italiana, un rival que en teoría parte como víctima, pero que ha mejorado respecto al día del sorteo y que intentará sacar partido de las dos caras que ofrecen los de Zinédine Zidane como locales y visitantes.

 

El conjunto madridista retorna a la acción en una de sus competiciones predilectas, pero también con la presión que le puede suponer que sea la posible tabla de salvación a una temporada donde la Liga está muy cuesta arriba, incluso a siete puntos cuando salte al césped del feudo 'giallorosso' ya que el FC Barcelona disputa horas antes su aplazado con el Sporting de Gijón.

 

Además, todos dan como claro favorito al diez veces campeón de Europa que afrontará esta primera ronda de cruces con la vitola de invicto y como el que más puntos sacó en la fase de grupos de los 16 clasificados (16). Aquella tarea fue para Rafa Benítez y ahora es el turno de Zidane, que vivirá su primer gran examen al frente del banquillo del Real Madrid, por todo lo que supone este torneo para la afición.

 

'Zizou', miembro del cuerpo técnico que corrió a agasajar a Gareth Bale cuando el galés marcó el 1-2 en la final de Lisboa de 2014, afronta su estreno en una 'Champions' con esa experiencia junto a Carlo Ancelotti y en un torneo que conquistó como jugador en 2002 con aquella recordada volea en la final ante el Bayer Leverkusen que dio la 'Novena'. La misión es superar este cruce y hacerlo con la mejor imagen posible y sin ofrecer las dudas como visitante que muestra en el torneo doméstico y que en Europa pueden pagarse caro.

 

Y es que la AS Roma, pese a su teórica inferioridad, ya fue capaz de eliminar en una situación similar al equipo madridista. Fue en la temporada 2007-2008, también con Luciano Spalletti en su banquillo, pero, como ha recordado el técnico, con un equipo más rodado. Entonces, ganó en el Olímpico por 2-1 y repitió resultado en el Santiago Bernabéu para dejar fuera antes de lo previsto al por entonces campeón español.

 

A esto se une la mala racha del Real Madrid en Italia, un país donde en competición europea sólo ha ganado en cuatro ocasiones, aunque tres de ellas en el escenario de este miércoles, dos por sendos 0-3 (2004 y 2002) y una por 1-2 (2001), partidos en los cuales 'Zizou' formaba parte de la plantilla (se perdió el primero por arrastrar una sanción de la Juventus).

 

El equipo blanco busca seguir creciendo en su fútbol ahora que se acerca la recta decisiva de la temporada. El pasado sábado tuvo por primera vez dudas, sobre todo atrás, en el Santiago Bernabéu ante un valiente Athletic Club, solventadas por la 'pegada' liderada por un Cristiano Ronaldo que quiere seguir engordando sus cifras goleadoras en la 'Champions' tras marcar 11 goles en la fase de grupos.

 

Zidane podría tener la buena noticia de recuperar a Marcelo, que ha viajado a Roma pese a su dolorosa e incómoda lesión en el hombro producida ante el Granada y que ya le hizo ser baja el pasado fin de semana. En el caso de no contar con el brasileño, Danilo y Carvajal repetirían en los laterales, y el otro cambio sería el de Isco, que descansó ante los de Ernesto Valverde, por Kovacevic. Arriba, repetirían 'CR7', ansioso por acabar con su sequía a domicilio, Benzema y un James cada día más recuperado.

 

UNA DERROTA CON SPALLETTI

 

Enfrente estará una AS Roma que no es el mismo equipo que el día que quedó emparejado con el conjunto madrileño. Por entonces, le entrenaba Rudi Garcia, que finalmente fue cesado víctima del dubitativo momento de los 'giallorossi', que pasaron a los octavos de una forma agónica y de forma diametralmente opuesta a la de su rival.

 

Así, el equipo italiano, encuadrado en el grupo del FC Barcelona, sólo sumó seis puntos, el que menos, y no fue ni siquiera capaz de ganar sus dos partidos al modesto BATE bielorruso, que le derrotó 3-2, aunque, irregular, fue tan capaz de arañarle un empate a los de Luis Enrique y de empatar a cuatro en Leverkusen, como de encajar un set en el Camp Nou.

 

Pero la directiva recurrió entonces a Spalletti y este ha devuelto alma competitiva al conjunto romano, con cuatro victorias consecutivas ligueras y sólo una derrota ante la Juventus (1-0), lo que ha hecho también que recupere al público, que vuelve al Olímpico a animar a los suyos.

 

En lo deportivo, Spalletti tiene la duda del estado físico de una de sus piezas claves, Daniele de Rossi, aunque todo hace indicar que podrá jugar y ofrecer su contención en el centro del campo. La Roma también contará con el peligro que le da a balón parado Miralem Pjanic, verdugo con el Lyon en 2009-2010, y con la velocidad arriba de Stephan El Shaarawy, refuerzo invernal, y Mohamed Salah, que parecen dejar sin sitio al bosnio Dzeko.