Zapatero duda del independentismo de CiU y cree que la consulta "no se celebrará" y que no genera simpatía en la UE

Zapatero y Artur Mas en la Moncloa
"La alternativa es el diálogo y la cuestión es cuánto tiempo y cuánto dolor nos va a costar a todos", avisa


MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero está convencido de que el diálogo es la única fórmula para encauzar la situación que se ha creado en Cataluña tras el acuerdo de legislatura suscrito entre CiU y ERC y de que la consulta soberanista "no se va a celebrar" porque la Constitución lo impide. Además, cuestiona la "vocación independentista" de CiU y avisa de que este proceso no genera simpatías en el seno de la Unión Europea.

En una entrevista a La Sexta, recogida por Europa Press, Zapatero ha recalcado que la Constitución "impide el intento de secesión de cualquier territorio" y que, por tanto, el referéndum de independencia que promueven CiU y ERC "no se puede celebrar". "No se va a celebrar porque la Constitución Española establece muy claramente quién tiene la facultad de convocar un referéndum", ha sentenciado Zapatero, quien ha hecho hincapié en que "hay cosas que las comunidades autónomas, sencillamente, no pueden hacer".

En su opinión, los promotores de la consulta conocen muy bien que no se podrá hacer, por eso la pregunta es "¿dónde van y por qué ese viaje a ninguna parte?". Y es que, Zapatero está convencido de que de este va a ser "un viaje que va tener retorno" y que al final se impondrá el "diálogo" entre las fuerzas catalanas y el Gobierno.

YA SE FRENÓ EL PLAN IBARRETXE

El exjefe del Ejecutivo establece un paralelismo entre el Plan Ibarretxe y la oferta soberanista de CiU y ERC para concluir que si aquello se resolvió con democracia y diálogo el nuevo desafío independentista se encauzará de la misma manera: "con diálogo y afirmación de los principios constitucionales".

"No es la primera vez en 30 años que escuchamos estas cosas, al final la razón democrática se abre camino. Sabemos que en las cuestiones sobre identidad y territorio la mejor receta siempre es el diálogo", ha enfatizado, haciendo hincapié también en que "la democracia es muy poderosa y cuenta con los medios suficientes" para afrontar este tipo de situaciones.

"La democracia son dos cosas: el Gobierno elegido por el pueblo y el respeto a la leyes y no vale la una sin la otra. La Constitución marca lo que se puede y no se puede hacer en la Constitución no cabe ese llamado derecho decidir".

Además, ha advertido de que una eventual independencia de Cataluña sería "muy negativa" tanto para esta comunidad como para el resto del Estado. En este punto ha subrayado que de el futuro "pasa por hacer una Europa mucho más unida y no por desunir nada" y ha avisado de que, de seguir con el proceso soberanista, Cataluña "se situaría en un limbo" y no obtendría "ni la más mínima simpatía" en la Unión Europea.

AYUDAR A GRECIA PERO NO AL RESTO DE ESPAÑA

Respecto al argumento del "expolio fiscal" como base para pedir la independencia, Zapatero ha recordado que "vivir en común es vivir solidariamente". Ha apuntado que si Cataluña aspira a independizarse pero a seguir dentro de la UE tendría que "aportar en solidaridad a otros países por tener una renta per cápita superior a la media". "¿Alguien puede decir seriamente que está dispuesto a ser solidario con Grecia y no con el conjunto de España?", ha preguntado.

Por eso, su apuesta es recuperar la senda del diálogo, aún a sabiendas de que va a ser "muy difícil". "Va a haber que dialogar mucho y recuperar buenas actitudes de entendimiento", ha señalado. Zapatero confía en que, una vez que el nuevo Ejecutivo catalán comience su gestión, las "aguas se serenen un poco" y que entonces se abra el camino del entendimiento.

El exsecretario general del PSOE ha repetido en varias ocasiones que Mas es consciente de que es presidente de la Generalitat al amparo de un Estatuto y una Constitución que tiene que "respetar". "Desde sus convicciones democráticas, de las que no dudo, va a respetar más allá de las declaraciones políticas", ha asegurado.

CiU ES "DEMOCRÁTICA Y EUROPEÍSTA"

En su opinión CiU ha estado "mucho más tiempo en la lealtad institucional" que en la posición contraria, y confía en que siga siendo así. En este sentido, dice no tener "ninguna duda de la vocación democrática y europeísta" de los dirigentes de la federación nacionalista y sí "muchas de que tengan de verdad una vocación independentista". Y es que, según ha afirmado, "nunca" ha visto ni a Mas ni al líder de Uniò, Josep Antoni Duran i Lleida, "en una incomodidad evidente en lo que es convivir juntos".

Tras estas confesiones, ha llamado a "desligar" lo que considera una "estrategia política coyuntural de la cuestión de fondo" y ha insistido en que "las cosas serias" empezarán a partir de ahora cuando el Gobierno catalán empiece a funcionar. "Tenemos que mantener la confianza en el dialogo, todos los partido democráticos merecen que el diálogo no se rompa nunca con ellos. La alternativa al diálogo es el diálogo, la cuestión es cuánto tiempo y cuánto dolor nos va a costar a todos", ha explicado

Al expresidente se le ha preguntado directamente si se fía más de Duran o de Mas. "ES lo mismo, son CiU", ha respondido, antes de reconocer que ha tenido más relación con el líder de Uniò. "Pero Mas es presidente de la Generalitat y con él hay que dialogar", ha recordado.

EL PEOR MOMENTO PARA ESTO

Además, ha reiterado en lo negativo que es hacer este tipo de planteamientos secesionistas ahora, en plena crisis, cuando lo que toca es "arrimar el hombro" y no dar la "sensación de división". "Es el momento más inapropiado de todos porque nos jugamos la forja del carácter de España para las próximas décadas. Tenemos que superar esto con nota alta, como en la Transición. Ahora lo más importante es apoyar a las familias que pasan dificultades muy serias, mantener la autoestima de lo que somos capaces los españoles. Eso exige unidad carácter y no actitudes oportunistas", ha advertido.

Respecto al anuncio del PSC de que no obstaculizará la consulta en Cataluña, Zapatero ha recalcado que sus compañeros catalanes siempre han defendido el "absoluto respeto a la legalidad" y su desacuerdo con la independencia. Pero también ha mencionado que desde Ferraz se ha dejado claro que no comparten la postura del PSC sobre el referéndum. "La posición del PSOE es absolutamente razonable", ha dicho, para añadir a renglón seguido que será necesario que "alguna fuerza política pueda ayudar al Gobierno de la Nación" en el "difícil diálogo" que habrá que abrir con Cataluña.

En relación con el pacto en defensa de la constitución entre PP, PSOE y UPyD que ha demandado el expresidente José María Aznar, Zapatero ha señalado que ese compromiso está en la propia Carta Magna "Ese es el compromiso más fuerte que tenemos. No tengo ninguna duda d que todos los que viven en la Constitución van a estar en ese compromiso", ha comentado, antes de remarcar que la reforma de la Ley de Leyes es "una vía importante a explorar" pero que exige un gran diálogo previo.